Compra un «vibrator» de Casio y sabrás lo que es bueno

Debió quedarme un cierto trauma cuando me puse a buscar una pila para mi antiguo reloj y no la encontré. Al final acabaron ofreciéndome una similar, pero caducada, que en una pequeña tienda de electrónica – hoy cerrada – tenían en venta. No resultó, porque no era compatible.

Cierto que una opción podría haber sido pedirla por Internet, pero pagar más de gastos de envío que lo que costaba la pila no me parecía lógico, ya que estamos hablando de una simple y sencilla pila botón. Además, con una ínfima autonomía de dos (o a lo sumo tres) años que ofrecía el reloj, me encontraría con el mismo problema más adelante. Solo estaba retrasando lo inevitable.

Por 40 euros ya tienes un reloj bestial

129 € el nuevo GW-M5610 (la variante GW-M5610LY-1ER); 79 € los nuevos UM de Baby-G (BGD-501UM y derivados)… 200 € los nuevos ETD-300 de Edifice. 219 € el nuevo EFR-302BK. Y, sin embargo, por 39 € ya tienes los nuevos W-736 que no le hace ascos a ninguno de esos que mencionamos antes. Incluso los supera, con un módulo enormemente más completo (pila de diez años de duración, doble horario, cronómetro y temporizador de 24 horas, sonido desactivable, alarma por vibración…). De los W-736 no verás catálogos oficiales de Casio, no ser harán fiestas de presentación, no verás publicidad ni vídeos en Youtube (aparte de algún que otro aficionadillo que se los haga), los blogs, foros, páginas especializadas, revistas, magazines y redes sociales pasarán de puntillas ante él. Nadie lo mencionará. Nadie mencionará ninguna de sus tres versiones. Nadie te dirá que cuando tu G-Shock lleve tres o cuatro cambios de pila, o que cuando tu acumulador diga «basta», el W-736 seguirá ahí dando caña como el primer día. Nadie dirá que cuando el bezel se le caiga a cachos a su belleza brillante de GAX-100 o G-Mix, la caja negra y nada ostentosa del W-736 continuará (con o sin rayones) sobreviviendo.

Nadie te dirá nada de eso porque ese reloj no es un producto del marketing, no ha sido gestado para que se luzca en escaparates al lado de Rolex y Hamilton, y nadie te dirá que desde bomberos hasta albañiles lo lucirán, a pesar de que lo hagan y dejen sus exclusivísimos Mudmaster para ocasiones en las que no necesiten poner en peligro su reloj.

¡Por fin hay nuevos digitales!

No es para tirar cohetes, pero algo es algo. Y es que iba a poner «a parir» a Casio (e incluso publiqué el post) cuando me doy cuenta de que los displays de estos nuevos relojes tenían algo «diferente». El hecho es que, como suele hacer Casio (no se por qué últimamente les ha dado por ello) han aprovechado la caja de un modelo y configuración de dígitos para hacer otro nuevo, que casi no difiere del anterior, pero que tiene detalles que algunos agradecerán. A mí personalmente, porque prefiero los detalles de notificación por etiquetas que en estos nuevos W-736 presenta Casio para este mes, en lugar de la notificación por marcas de los anteriores W-735.

Son bonitos y sin duda su módulo es muy completo (pila de larga duración) pero, para mí, tienen dos defectos bastante molestos. El primero es el haber usado el display del W-735, con segmentos de los dígitos muy divididos que hace esa horrenda separación entre los trazos que conforma cada número, lo cual lleva a que la lectura de la hora sea muy desagradable.