Los relojes anti-COVID

Dicen que la temida «segunda ola» de la pandemia del coronavirus ya está aquí. ¿Sí? ¿No? Sea como fuere, se confinan zonas de grandes ciudades, aumentan los contagios y, lo más terrible de todo: suben los hospitalizados. Parece un deja-vu de la situación padecida hace unos meses, pero los expertos vaticinan que esto irá a peor, si en los próximos meses el coronavirus se «camufla» con la gripe.

En Argentina, donde han tenido que enfrentarse a ese problema este invierno, se han reducido los casos de gripe en torno al 60%, pero ha sido fruto de una medida drástica: la férrea cuarentena, que los argentinos ya la definían como «cuareterna» por su larga duración.

¿Es el Casio W-202 un nuevo Marlin?

Hace tiempo Jokerblue hizo una fantástica presentación (y resumen) de uno de los modelos Casio Marlin más buscados, bonitos y curiosos, el W-22 a la que denominó muy acertadamente «el penúltimo Marlin». Hablando toda una autoridad en la materia como es Jokerblue, no voy a ser yo el que vaya a intentar mejorar tan fantástica presentación, de manera que os remito a ella si queréis saber más sobre este maravilloso reloj.

Pero todos sabemos que Casio hace muy pocas cosas por casualidad. De hecho que todos, absolutamente todos, los Mudmasters, Gulfmaster, el Frogman GWF-D1000, o el nuevo G-Squad GBD-H1000 lleven en su denominación de modelo el número 1000 (sí, ¿nunca te lo has preguntado?) tiene mucho que ver con que, bajo el prisma de Casio, inician una nueva serie, abre unos tiempos nuevos, una nueva corriente: la de los premium.

Galería de los recuerdos

Ya sé, sé que la Galería Semanal es actual, y -más o menos- intentamos ofrecerla cada semana, pero durante estos días de desconexión obligada en donde he aprovechado el tiempo para pensar en otras cosas, a veces me suele ocurrir que, desenchufado del mundo, yo solo con mis fantasmas y mis recuerdos, me pongo a repasar las imágenes, fotos y momentos con mis viejos relojes.

Me he dado cuenta que, en una gran mayoría de ocasiones, el W-202 ocupa un papel destacado o predominante en esas viejas fotos. No en vano son muchos años ya con él, es uno de mis relojes más queridos -un old school de los pocos asequibles que lo tiene todo-, y que me ha acompañado -aún lo hace- durante largas jornadas en todo tipo de ambientes, algunos malos, otros peores, otros más tristes… Otros más dolorosos.

La alternativa de Diloy para los W-202/B640

Si posees un Casio W-202 seguramente te ocurra como a mí: el reloj es uno de los más atractivos y completos de Casio, uno de los old-school mas competitivos del fabricante japonés y, por supuesto, el mejor en su género en cuanto a precio/calidad/funciones. No hay reloj más completo en su gama de precios.

Casi podríamos decir que tiene un único problema: su correa. Además de ser muy larga – demasiado para algunos -, la correa del W-202 es enormemente débil. Creo que podría decirse que es la correa más frágil de todos esos modelos (F-91, W-86, W-59…).

Autonomía del W-202: Casio, ¿qué cuento nos has contado?

Casio nos ha «engañado», y nos ha engañado bien. Y contentos estamos de que nos haya engañado. Os explico: uno de mis relojes más «aventureros», el que me gusta usar para salir en bici, para hacer deporte, trekking, para recorrer el mundo…, y para darle «candela» de la buena (y así está, el pobre) es el espléndido W-202/B640. A cambio de 25 eurillos (lo mismo que vale el W-217, por ejemplo), tenemos un reloj con alarma, temporizador con autorrepetición de 24 horas, cronógrafo de 24 horas, pulsador «hundido», Illuminator, hora en todos los modos, y resistente al agua 50 metros. Para ser el reloj ideal solo se le echa en falta -siempre lo hemos dicho- la posibilidad de silenciarle el sonido de los pulsadores, un doble horario, y un cristal mineral. Y tendríamos el mejor reloj digital del mundo. Por desgracia Casio no está por la labor de hacerlo, claro, y menos a 25 €.

Pero el caso es que, si hay algo de lo que siempre nos quejamos de él, es que su pila CR2016 ofreciese una autonomía de tan solo 3 años. Una autonomía ridícula, si tenemos en cuenta que en los antiguos Marlin esa pila podía fácilmente superar los 5 años (caso de los W-24, W-26…), y en los actuales F-91, W-59, F-94…, llega a los 7 años.

El Casio W-59 frente a su rival 50M Water Resist: el Casio W-202

De mano de las bomberitas gemelas vamos hoy a mostraros las diferencias y ventajas del Casio W-59 frente al modelo que podríamos considerar inmediatamente superior en su gama, con más funciones y misma resistencia al agua de 50 metros: el Casio W-202.

Aunque a priori el W-202 podría parecer que sale beneficiado, veremos que no es tan fácil «tumbar» al W-59, solamente sea porque la diferencia, en su reducción más genérica, se queda en que uno ofrece temporizador y el otro no. Luego, por supuesto, están otro pequeños detalles.

Los Old School de Casio alrededor del mundo (y dónde pueden encontrarse)

La moda de «lo vintage», lo retro, la anti-obsolescencia o simplemente la defensa de la solidez y la sencillez frente a las complicaciones tecnológicas y la dependencia del consumismo que se nos quiere inculcar ha hecho que los relojes vintage de diseño old school, los digitales más clásicos y originales (que siguen el patrón del digital convencional: caja rectangular y pulsadores metálicos a los lados) vivan desde hace ya algunos años (cinco o seis al menos) una segunda juventud.

Los que los hemos venido usando como reloj habitual desde hace lustros estamos observando cómo día a día hay más y más personas que los utilizan, no solo entre nuestro círculo de amistad y entre la gente que nos cruzamos por la calle, sino también entre famosos, artistas y deportistas.

A vueltas con el botón hundido de los Casio

Ahora a los digitales les meten módulos hechos en China, les pegan una patada y los llevan a remarcar para que luzca en su frontal todo tipo de marcas diferentes, y en el fondo son el mismo reloj.

El Casio W-202/B640 es el único reloj, dentro del catálogo actual del fabricante japonés, que aún posee el clásico botón hundido de ajuste, en la parte superior izquierda. Reminiscencia del pasado, este diseño de pulsadores se convirtió en la seña de identidad de Casio durante los años ochenta, y pasó a ser signo identificativo y diferenciador de la marca.

Hasta hace bien poco el Casio W-720 compartía ese honor, el de ser uno de los pocos representantes en seguir con este estilo, junto con el «relanzado» CA-53, no lo olvidemos, aunque su botón hundido se encuentra en una posición diferente.