Timex, otros que ofrecen lo que Casio no puede

A Casio «se le están subiendo a las barbas» demasiados fabricantes últimamente. Mientras Nixon comercializa sus robustos SS, y Armitron sus Rubik y demás, todos con macizas cajas de metal y precios muy competitivos, es ahora la poderosa firma Timex quien mueve ficha donde Casio no puede – o no quiere – hacerlo: en los asequibles digitales con caja de acero macizo.

Si antaño era Casio quien hacía estas cosas, es decir, ofrecer mejores relojes que la competencia, incluso con más tecnología, a precios populares, hoy Casio se ha vuelto «su propio enemigo». Adopta la postura que antaño tenían sus rivales (a los que barrió), y ahora son sus rivales quienes ofrecen buenos relojes, acabados, y materiales.

Pasiones escabrosas en una famila G-Shock

Parecía una tarde cualquiera para la familia G-Shock G-Lide, que hasta hace un par de años era Timex Expedition. Pero ahora la componía la señora GLX5600 y G8900A-7. Pero ella no había olvidado a Timex Expedition T2N721. Tal vez la explicación de esto sea el no haber procesado bien el dolor de que Timex T2N721, antes de desaparecer para no volver, al menos hubiera esgrimido la piadosa mentira de que salía a buscar pilas.

GLX5600 no olvidaba tampoco que Timex T2N721 los últimos tiempos parecía tener problemas psicológicos e incluso alucinaciones. Decía haber escuchado a dios decirle que él no servía para nada, que era incómodo, tenía las agujas muy finas y la del compás se confundía con las de la hora, que pesaba demasiado y en definitiva era una mierda y lo iba a vender para sacárselo de encima.

Cuando Casio vendía sus módulos digitales a otros fabricantes (¡incluso a Timex!)

Hubo un tiempo en que, como ahora Citizen con Miyota, Seiko con Epson o el propio Grupo Swatch (hasta hace poco) con ETA, Casio también vendía sus propios módulos e incluso fabricaba relojes para terceros. Esta curiosidad me ha resultado llamativa porque hace poco debatía con Guti sobre la posibilidad de que Casio pudiera vender (o revender) algunos de sus módulos, como hacen otros gigantes japoneses, y de esa forma obtener pingües beneficios sin necesidad de tener que hacer malabarismos como los Premium.

La verdad es que no se mantuvo mucho en el tiempo, y ahora es un poco anecdótico, pero cuando empezaron a decaer los japoneses (a principios de los noventa, y más o menos hasta la mitad de esa misma década) algunas firmas interesadas comenzaron a ver una oportunidad de negocio.

Timex actualiza su reloj con GPS

Hacemos un pequeño alto en el camino sobre Casio, para dedicar un poco de tiempo a la colección Primavera que Timex presentó recientemente. Entre las novedades lo más destacado es la actualización de su reloj GPS (el Timex Ironman Run Trainer) a la versión 2.0. Según Timex, el reloj aúna velocidad, comodidad y durabilidad. Incorpora un nuevo display de alta resolución y lectura clara, y su GPS trabaja en tiempo real, el cual, gracias a la tecnología SiRFstar IV, puede operar sin descanso hasta ocho horas (luego lo podemos recargar por USB, la recarga por USB tarda cuatro horas, y cada dos meses hay que descargarla completamente y recargarla por completo para rehabilitarla e impedir que su vida se acorte).

El display (que es, además, reversible) merece una atención especial, siendo altamente personalizable e incorporando interesantes funciones como alerta de nutrición (para evitar que nos deshidratemos). Podemos también mover las diferentes líneas de información de la pantalla en la parte media, alta o inferior de ésta, además del idioma y personalización de la iluminación, e incluso podemos hacer que la iluminación electroluminiscente permanezca activada todo el tiempo en la pantalla (útil si entrenamos por la noche).