El Casiotone 201 entra en el Museo de la Ciencia y la Tecnología

El «Future Technology Heritage» es una sección dentro del Museo Nacional de Ciencias de Japón, que se encarga de recopilar aquellos dispositivos tecnológicos que tuvieron una importancia reseñable en la historia y evolución de bienes de consumo de este tipo. Casio ya tenía varios de sus productos allí, pero ahora acaba de añadirse uno más: el teclado Casiotone 201, que Casio Computer pondría en el mercado en 1980. En Casio dicen que este teclado se desarrolló con la idea «de hacer felices a todos al tocar música», para lo que buscaron un tamaño pequeño, transportable, y una enorme facilidad de uso. Gracias a este tipo de instrumentos muchos pudieron hacer sus primeros pinitos, y convencerse (o tal vez decepcionarse) de que la música era lo suyo.

El primer producto de Casio en recabar en dicho museo fue la calculadora Casio Mini, en 2008. Un año después, en 2009, lo haría el prototipo de cámara digital DC-90. En 2012 entraría en la historia del museo la LCD QV-10 (en la segunda imagen), otra cámara digital que tenía la particularidad de poder ofrecer una previa de la imagen a obtener en una pequeña pantalla LCD, algo que hoy estamos más que acostumbrados pero que, para entonces, era algo que a nadie se le había ocurrido (o no habían podido o querido hacer…). Antes de ella, las cámaras digitales funcionaban como las analógicas en este sentido, es decir, una pequeña mirilla te permitía guiarte «más o menos» para sacar la foto, pero no sabías en concreto si la habías sacado bien o si iba a salir lo que querías.

Ni te imaginas lo que hoy en día hacen los teclados de Casio

La primera vez que adquirí un teclado de Casio eran a finales de los ochenta. En realidad, buena parte de mi primer sueldo fue para él, y por aquél entonces pensaba -como tanta gente…- que tener el teclado era casi sinónimo de saber tocarlo. Tendrían que pasar bastantes años más, algunas clases, y varios teclados (entre ellos un Yamaha más caro que el Casio, que adquirí por la renombrada marca y que me decepcionó completamente) para convencerme de que tocar un teclado era algo bastante peliagudo. Por fortuna, vinieron los sintetizadores de ordenador para ayudarme un poco.

Hoy en día los teclados han evolucionado bastante, y aunque siguen siendo muy complicados de dominar, se pueden hacer algunas florituras que nos facilitan mucho la tarea de conseguir sacar de sus teclas algunas notas decentes. Sobre todo, si eres de los que prefieren los tracks y remixes de música disco.