Los relojes de Apple llevan tecnología de Casio (y esto puede suponer un enorme revés a los de la manzana)

Hace unos años, la firma Apple adquirió una antigua patente de Casio para usarla en sus relojes inteligentes (la número 7,868,880 en concreto). Esa patente era esencial, porque permitía mostrar la información, y permitía utilizar unidades de control y formas de visualización para hacerlo, en las modernas pantallas de los relojes inteligentes. Se puede decir que, en cada reloj de Apple, va un trozo de Casio (paradójicamente Apple acabaría haciéndose dueño del mercado de los smartwatches, pero eso en aquellos tiempos aún estaba por ver).

Sin embargo, Apple a partir de sus Series 3 (y sucesivas, hasta nuestros días) continuó su propia evolución, y es ahí dónde aparece el problema. La compañía Solas OLED Ltd., afincada en Irlanda, acusa a Apple de extralimitarse en esa patente y evolucionar su tecnología fuera o más allá de lo que le permitía. Algunos mentideros afirman que Solas lo único que quiere es sacar tajada con todo esto (ya lo hizo en procesos similares contra Google, LG, Samsung…), de hecho se les acusa de ser lo que se conoce en el argot como una «patent troll», compañías que buscan los mínimos resquicios de tecnologías que se salgan de las patentes para denunciarlas y obtener con ello beneficio. O dicho de otra forma: no aportan nada al consumidor ni al mercado (ni, sobra decirlo, a la evolución de los productos o tecnologías), solo buscan sacar pasta, dicho coloquialmente.

Delicia de Tough Solares

Esta mañana he puesto mi teléfono móvil a recargar; a su lado, he buscado un enchufe para recargarle la batería al lector de rtfs que uso para las oraciones. Otro de los enchufes lo he dedicado a recargar el Nokia que uso para conectarme a Internet y, en momentos de extrema necesidad, como modem. Finalmente, he tenido que irme al salón para usar otro de sus enchufes para el smartphone. También he aprovechado esta soleada mañana para la recarga del Tough Solar. En este caso, no fue necesario recurrir a un enchufe, ni adaptador de corriente, ni cargador alguno. Simplemente lo he dejado que le diera la luz. Una delicia.

Sí, respecto a todos los aparatos que requieren recarga constante y siempre tener a mano un enchufe, uno no puede evitar sentir un cierto alivio cuando ve que su reloj, sin embargo, puede recargarse por sí mismo. Lo mismo ocurre con las calculadoras solares, capaces de funcionar con una ínfima porción de luz.

La gran oportunidad perdida

Cada vez encuentro y veo a más gente con el Smart Watch de Apple, incluso a médicos con sus trajes de aislamiento, llevando con todo orgullo el reloj de la manzana podrida mordida. Muchísimas de esas personas son, además, mujeres, y de gran importancia en la esfera pública. Y, a la vez, cada vez me da más lástima de la gran oportunidad que perdió Casio para lograr un hueco muy bueno en ese mercado.

Inicialmente los diseñadores de Casio ofrecieron a sus directivos un diseño de reloj inteligente bastante parecido al que Apple presentaría, con unos pulsadores en lugar de corona, y unas líneas suaves y elegantes. Sin embargo, una vez más se lo rechazaron y, en su lugar, lanzaron un reloj cargado de testosterona, supervitaminado, con plástico por todas partes y multitud de recovecos que nadie entiende.

El nuevo smartwatch de Pro Trek ahora incorpora sensor de ritmo cardiaco (y un bonito bisel carmesí…)

Precioso el bisel, qué magnífico ese rojo borgoña… Lástima que no sea toda la caja del reloj así. Pero aunque ese color me vuelva loco (aquí al lado está mi ratón con ese mismo tono), lo importante y noticiable del nuevo WSD-F21 (WSD-F21HR, de Heart Rate la «HR», ya te imaginas) es la incorporación, por fin, de un monitor de ritmo cardíaco de tipo óptico (PPG Heart Rate).

De hecho esta nueva edición de Pro Trek no es algo que nos sorprenda ni nos coja de nuevos, ya la habíamos adelantado hacía algunas semanas, pero obviamente sin conocer todos sus detalles. La variante del reloj en realidad no es más que una interpretación (actualización, «restyling», versión…, como prefieras llamarlo) del ya archiconocido WSD-F20, presentado en el año 2016 y lanzado al mercado un año después, en 2017. La incorporación del monitor cardíaco hará más útil el reloj en actividades deportivas como correr, practicar ciclismo, natación – el reloj es sumergible hasta 50 metros -, o diversas actividades al aire libre.

El smartwatch de Casio será para G-Shock

Un paso por encima del actual GPR-B1000, y con la intención de no entrar a discutirle el protagonismo a la línea Pro Trek, es en donde se posicionará el nuevo smartwatch de G-Shock. Tendrá sistema operativo propio, y aunque a hoy día todos sus detalles se guardan en el más absoluto secreto, lo que se puede decir de él es que ofrecerá la resistencia – cómo no – de la línea G-Shock, y en su diseño participará Ryusuke Moriai, uno de los diseñadores estrella de Casio (como bien sabéis si nos seguís habitualmente).

Al parecer en Casio no están muy satisfechos ni con las especificaciones de sus WSD actuales, ni con las prestaciones de las apps de conectividad de Android (que sobra decir que fallan más que una escopeta de feria), puede ser por las mismas limitaciones de Android, o por los requerimientos de hardware, consideran que aún pueden evolucionar mucho más. Máxime cuando ya hay compañías que les empiezan a copiar – años después de ofrecerlo Casio, claro – en su tecnología de doble capa, y algún que otra firma de relojería lanzó hace poco un reloj que, como los Pro Trek Smartwatches llevan tiempo haciendo, es capaz de desactivar sus funciones avanzadas y mantenerse como reloj convencional, con el consiguiente ahorro de recursos y energía.

¿Un «G-Shock» inteligente por 20 €? Pues sí

Con estos chinos-falsificadores ya no se a dónde vamos a llegar. Si creíamos verlo todo con sus «fusilamientos» a G-Shock, lo último a lo que se han atrevido tienen estos días las publicaciones especializadas revolucionadas. En algunos sitios dicen que puedes conseguirlo por poco más de lo que cuesta un F-91 (unos 10/12 €), pero yo no he llegado a tanto, y admito que el precio más bajo que encontré fue de unos 20 € (no os voy a poner el link, porque espero que no os lo compréis y además, no voy a regalar links a ninguna página vendedora por la cara). Las fotos de estudio son muy tentadoras (y resultonas), pero os advierto que en la realidad no será así. Tampoco hay vídeos del sistema operativo, aunque su predecesor el L2 puede darnos una idea de lo que veremos (muy molón sí, pero espera a recargarlo cada dos horas y que se te cuelgue y resetee cada dos por tres, te lo digo por experiencia).

Pero así y todo las intenciones de estos chinos con su Microwear X12 – que así se llama el reloj – son, ciertamente, «peligrosas». Y tentadoras. Un modelo que ofrece cambio de carátulas (faces), Bluetooth, monitor de sueño, de ritmo cardíaco – «de timo cardíaco» iba a poner, perdonadme… -, de presión arterial… Y oficialmente dan una autonomía de nada menos que diez días.

Las especificaciones que ellos prometen (no os extrañe que mientan como bellacos) – y más fotos – os las dejo tras el salto, pero cuidado con estas cosas, advertidos quedáis (algunas de las fotos trucadas para que se vea a la gente como llevando el reloj no tienen pérdida, mirad ésto, y ésto, y ésto…, sería para morirse de risa sino fuera porque seguro que algún incauto picará y les comprará ese «G-Shock»).

Construyendo coches con un smartwatch

Esta mañana estaba recabando información sobre un automóvil (BMW Serie 7 de 2020), para documentarme porque estoy tratando de meterlo en una serie de relatos cortos que – Dios mediante – espero vean la luz en las próximas semanas. Por fortuna, tanto los servicios de prensa profesionales, como mis credenciales de cuando era reportero del sector, aún funcionan y están activas (y en BMW no solo hacen coches fantásticos, también gestionan eso de una forma maravillosa). Era esencial, por varias razones: una, porque el Serie 7 de 2020, presentado en China – se nota dónde está el dinero ahora, un dato: casi la mitad de las ventas del BMW Serie 7 (el 44%) lo compran chinos – este pasado enero (si la memoria no me falla) no está la a venta aún. De hecho, si acudís a la web de BMW el Serie 7 que encontraréis allí es «el antiguo», y hasta que ese «stock» se vaya acabando, previsiblemente para finales de este año, no comenzará a llegarnos el nuevo berlina de lujo de la casa bávara.

Por eso, la mayoría de información disponible ahora – catálogos incluidos – hace referencia al antiguo, en un último intento (lo hace BMW, y también el resto de marcas) de comercializar cuanto antes los modelos disponibles, para «hacer sitio» al nuevo Serie 7. Os pongo en situación y lo entenderéis rápidamente: el BMW Serie 7 parte de los 100.000 euros, así que no hace falta ser muy inteligente para darse cuenta que mantener un volumen de stock considerable a BMW le sale muy caro.

Relojes inteligentes específicos de Casio para el comercio y la industria

Mientras el WSD-F30 de Pro Trek sigue fuerte y a sus anchas en el mundo del outdoor y los deportes al aire libre, como último miembro de los modelos smartwatches de Casio, su anterior modelo, el WSD-F20, encontrará una nueva oportunidad. Pero ahora en el mundo profesional. Casio ha presentado una nueva versión, la WSD-F20A-BPA, destinada a la industria, el comercio, la logística, y materias afines. Si os fijáis, el modelo es el mismo que el WSD-F20, pero desaparece la denominación de Pro Trek de su frontal, dándole mayor visibilidad a la marca, Casio. También se ha retocado el bisel, eliminándole parte de las marcas horarias, muy útil para orientación pero, obviamente, con poco sentido para las nuevas tareas a las que se va a dedicar el reloj.

Este modelo forma parte del departamento de Mobile Industrial Solution de Casio en Europa, en el cual se ofrecen también otros muchos dispositivos, entre los que destacan las terminales portátiles para recogida de datos (logística, distribución), y que, por cierto, ha estrenado no hace mucho su nuevo modelo, un terminal que corre con Android denominado Casio DT-X400.

Ya a la venta el WSD-F30 de Pro Trek

En Japón, Casio ya ha puesto a la venta los nuevos modelos de smartwatches WSD-F30, que como bien sabéis empezarían a partir de este mes a llegar al mercado. El WSD-F30 es una evolución casi natural (más bien podría considerarse una actualización) de su hermano el WSD-F20, con interesantes características: ahora, el display «secundario» (el de ahorro de energía monocromo) puede visualizar más información, como brújula, barómetro y altímetro. Además, el reloj es resistente a los impactos y su estética se actualiza con una imagen más agresiva y moderna.

Inicialmente estará disponible en tres variantes: la WSD-F30-BU, en azul, la WSD-F30-RG con bisel en naranja, y la WSD-F30-BK, una bonita variación en negro. Casio también pondrá a la venta una correa textil, la WSA-BX1, que podrá adquirirse aparte.

Casio DBC-6113, el smartwatch DataBank de Casio

A diferencia de los coches, el mundo de la relojería tiene pocos concepts, y eso que disfrutamos como enanos viendo (e imaginando) funciones, diseños y características que aun teniendo bastante de fantasía, nos anticipan un cercano futuro probable. Casio, por su historia, y por sus submarcas como G-Shock, es de las pocas donde solemos ver interpretaciones de ese estilo (en este mismo blog de ZonaCasio ya hemos visto unas cuantas). Hoy os traemos una mas, un reloj concepto de un smartwatch, con corona electrónica (que ya posee el Apple Watch, aunque Casio ya la tenía mucho antes en sus modelos Smart Access), y con una trasera cerrada con una placa con tornillos Phillips, para permitirnos acceder a su interior y cambiar su batería (caso de ser necesario). Para ello, tampoco necesitamos de herramienta especial, y el propio pulsador frontal se puede extraer y servirnos como herramienta para abrir el reloj.

La pantalla, por su parte, está dividida en dos secciones principales, en donde podríamos colocar diferentes «watchfaces». Es un estilo que recuerda mucho al del Apple Watch (quizá demasiado), y aunque no me disgusta, personalmente sigo prefiriendo el modelo que Casio había considerado lanzar en un primer momento (y que finalmente no hicieron).

Nueva variante para el smartwatch de Casio

En honor a esta nueva tonalidad (Indigo Blue) es por lo que ves este texto a color. Se trata de una bonita variante en color índigo, la WSD-F20A del smartwatch de Pro Trek, que empezará a llegar al mercado el próximo mes de mayo. Ya lleva unas cuantas este WSD-F20, y esta nueva variación cromática (en la caja, la correa sigue siendo negra) no hace más que unirse a la blanca de edición limitada (WSD-F20-WE) y a las ya conocidas negra, y naranja (esta última hizo de estándar).

Este nuevo color busca satisfacer a los amantes del azul (que supongo que de hombres habrá bastantes), y para Casio es un color que viene estupendamente para combinar con pantalones tejanos y otras prendas «de moda». Además, es un color clásico y formal «para los hombres de negocio activos».