Cómo medir correctamente los pasadores de un reloj

No son pocos los aficionados, y bastantes relojeros incluso, los que tienen la costumbre de medir mal los pasadores. A pesar de ser esta una pieza que bastante a menudo nos vemos en la necesidad de sustituir, muchas personas ignoran la forma de medirlos correctamente. Las consecuencias de ello pueden ser graves, incluso pueden llevarnos a perder el reloj.

Pasadores que ajusten demasiado, hará que la humedad entre en su interior y, por consiguiente, su durabilidad disminuya, al dañarse el muelle. Si esto ocurre, el pasador puede soltarse. También se corre el riesgo que a la hora de sacarlos o meterlos podamos dañar la caja, o deteriorar los agujeros donde se alojan.

El estuche que todo relojero anhela poseer

Sería el sueño de Adela, la de «La Elegante«, y seguramente el sueño de cualquier aficionado o profesional de la reparación de relojes. Y es que una de las cosas que más nos trae de cabeza a los que desarmamos y despiezamos continuamente relojes, son sus pasadores. ¿Cómo tenerlos ordenarlos? ¿Cómo tenerlos siempre a mano? ¿Cómo conocer las medidas exactas en cada momento? No es la primera vez que un pasador sale disparado y lo pierdo, y seguro que hasta al más cuidadoso le ocurre. Así que este precioso y práctico estuche es la solución.

Ordenados, como si se tratara de elementos biológicos en tubos de ensayo, este set de 400 pasadores que se puede encontrar entre las herramientas profesionales de Diloy incluye nada menos que veinte tipos distintos, ordenados perfectamente desde los 8 a los 24 mm. Con él, difícilmente te faltará ese pasador para la mayoría de relojes que caigan en tus manos.

Cómo engrasar correctamente los pasadores de nuestro reloj

A la mayoría de usuarios de relojes, los pasadores es lo que menos les preocupa. Ciertamente su precio es ridículo (al menos, comparados con el resto de piezas «sustituibles» de un reloj), un poco similar al precio que tienen los sellos del cierre de estanqueidad (junta tórica). Pero esa no es la cuestión: al igual que las mencionadas juntas, muchos pasadores tienen unas dimensiones o grosor digamos «nada fácil de encontrar», y si a eso unimos la búsqueda pateándonos varias relojerías (o la ardua espera si los adquirimos por internet), entonces puede que nos compense bastante más el mantenerlos en buen estado.

Si de las juntas de sellado, que son de goma, nos preocupamos bastante en limpiarlas, aceitarlas y cuidarlas lo más adecuadamente posible, porque somos conocedores de su importante función, ¿por qué no hacerlo también con los pasadores? Y más aún, en el caso de los pasadores, con más razón, puesto que al estar hechos íntegramente de metal unos cuidados mínimos deberían ser más que suficientes para tener unos pasadores en buen estado durante años cumpliendo perfectamente su importantísima labor en nuestro reloj.

Reparación del GLS-5600: cómo solucioné las asas destrozadas

Ya sabéis que hace unos días destrocé el GLS-5600 al intentar cambiarle la correa. Para liar más el asunto, en el proceso perdí uno de sus «microscópicos» tornillos del bezel. Tras ponerme en contacto con el SAT de Casio y ver que no podían repararme el GLS-5600, decidí hacerlo yo mismo.

El quid de la cuestión radicaba en poder hacer un agujero más profundo en las asas, en el cual se asentase mejor el pasador, y hacerlo con herramientas «caseras». Tan caseras como un par de alfileres, y unas alicates pequeñas.

Cómo extraer correctamente los pasadores del Casio F-91

He visto cajas de relojes casi nuevos de W-59 y similares, totalmente con las asas destrozadas por una operación incorrecta de cambio de correa, al extraerle los pasadores. Algunos llegan a pensar incluso que modelos como los F-91 o los mismos W-59 no se les puede sustituir la correa y que, cuando ésta se rompe o deteriora, se ha de tirar el reloj entero a la basura. Así que creo que, y a estas alturas de tantos años de publicaciones en el blog, ha llegado la hora de explicar el procedimiento correcto que se debe realizar para cambiarle la correa a este tipo de relojes, sin estropear el reloj entero por el camino.

Como siempre hemos hecho en estos casos, recurriremos a dibujos ilustrativos, que si bien no son fieles cien por cien a lo que nos encontraremos, sí nos aclaran de manera excepcional los pasos a seguir.

¿Qué sistema de anclaje llevan las correas de los SGW?

La llegada de los modelos SGW a la línea Outgear (SGW-100, SGW-200…) supuso acercar un poco la estética de los Pro Trek a unas líneas mucho más asequibles. No en vano, aparte de sus diseños, estos relojes disfrutan también de algunos sensores que les hacen ser mucho más funcionales y, por qué no decirlo, atractivos. Pero una de sus partes más conflictivas, y por las que suelen consultar muchas personas, son sus correas. Ese diseño «a lo Pro Trek» que consigue presentar un reloj mucho más impactante (y resistente), es también uno de sus puntos más complejos. Al contrario que muchos G-Shock, que resuelven el problema de una correa que puede salirse o dañarse en su unión con la caja montando resistentes tornillos, para Outgear en Casio han optado por una solución más económica, y es la de añadirle una pieza que hace de cierre «o seguro» para evitar que el pasador se salga. Con este sistema obtenemos las virtudes de una correa anclada como si llevase tornillos, pero con un sistema más sencillo y rápido de fabricar.

Pero para muchos usuarios de estos relojes que no se han encontrado con la necesidad, por el momento, de extraer las correas, puede que cuando tengan que hacerlo se encuentren en una molesta situación y tomen la vía rápida de dañar la correa o, lo que es más grave: la caja del reloj. Para evitarlo en este artículo te descubrimos en qué consiste este sistema de anclaje y, además, te lo despiezamos para que veas cada una de sus partes. Comprobarás que no es complejo, pero sí es bastante problemático de manejar.