Nuevo Edifice EFS-560 en colaboración con Honda Racing

Casio suele tener bastantes colaboraciones con Honda Racing, tanto en su marca Edifice, como en G-Shock. Una de las últimas corresponde a la edición especial EFS-560HR de Edifice, precisamente por ser esta – Honda – la que fabrica los propulsores de la escudería de Fórmula 1 AlphaTauri (ex-Toro Rosso).

Como es habitual, la edición incluye embalaje personalizado, así como detalles en la trabilla, el frontal y la correa, haciendo mención a Honda. Por su parte, y como bien sabéis, el Casio EFS-560 es un reloj solar, que incluye cronógrafo de 30 minutos, y ofrece una resistencia al agua de 100 metros. Sus medidas son de 50,2 x 45,4 x 10,3 mm., y su peso en esta edición es de 84 gr. El EFS-560HR llega a las tiendas este mes, con un precio de 399 € como PVPR. Tienes todos los detalles oficiales a continuación.

Casio reedita los G-Shock analógicos AW-500 del 89

En 2017 fueron los DW-5700, un año después, y coincidiendo con el 35 Aniversario de G-Shock, Casio reeditó sus preciosos DW-5900 (aunque, por desgracia, no demasiados fieles a su módulo original, pero en fin…), y este 2020 han decidido volver a su historia y rescatar del pasado su primer ana-digi, el AW-500. Lo bueno es que lo hará en dos modelos, un AW-500 muy similar al original (calcando prácticamente todo, aunque haciendo una «burrada» en el nuevo: en el original, las manecillas no ocultaban la parte digital nunca, al pasar por su zona – de hecho nunca pasaban por encima de ella -, en el nuevo o «reedición», han decidido darle preferencia a la parte analógica, y éstas ahora pasan por encima de la zona digital…, demostrando eso: que en G-Shock hoy le dan más valor a lo analógico que a lo históricamente valioso para ellos antaño, que era el formato digital), claro que también hay que mencionar, por romper una lanza a su favor, que en el 89 no tenían función de retracción de manecillas, cosa que en estos nuevos sí han implementado. Pero no sé si coincidiréis conmigo en que esa función es un coñazo, y que en la práctica casi nunca la usas y prefieres forzar la vista o «inclinar el reloj» como si fueras un malabarista, para ver la parte digital que ocultan las manecillas.

Estéticamente, la verdad es que son muy resultones, siguen muy fiel el modelo al que rinden homenaje, francamente, aunque se nota mucho que el «30» (o «las seis») del analógico la han bajado en la esfera, cosa que el original no tenía y que le daba ese aspecto tan peculiar (y atractivo) que éstos han perdido, y que lo hacía, además, tan funcional.

Adelanto: nuevos G-Shock para el otoño

G-Shock apunta alto este otoño, con materiales de cierta exclusividad (titanio, carbono…), y con lanzamientos que entran de lleno en las variantes «premium» de su gama. Uno de estos, de los más elitistas, son los nuevos MTG-B2000, que estrenan para MT-G la estructura Dual Core Guard: una caja de carbono en forma de monocasco que integra el módulo en medio, un bisel de metal por la parte delantera (que es por donde se accede al interior del reloj, como bien sabéis, en estas variantes monocasco), y otra estructura de cierre de metal por en medio que sustenta la parte trasera del monocasco. Junto a ello se ofrecen dos variantes con armis de composite y metal (en donde la resina va incrustada en la parte interna), que son la MTG-B2000BD y la MTG-B2000D, mientras que la tercera variante, la MTG-B2000B, se ofrece con resina blanda, que ya estrenara hace años el GW-5000.

Todo ello tiene como resultado que el nuevo MTG-B2000B sea un 15% más ligero que la variante precedente aparecida en 2018, el MTG-B1000D. Como se puede ver por esa «B» en su denominación, incorpora tecnología Bluetooth (Mobile Link), y es Tough Solar y Wave Ceptor 6. Su autonomía es de 29 meses sin recarga, y sus medidas son unos más que respetables 55,1 x 51 x 15,9 mm, con un peso de 156 gr. para los de armis, y de 127 gr. para el de correa.

Armitron lanza un «pseudo-Marlin»

Actualización: Genial foto de comparativa de los logos que nos ha enviado Jokerblue (la tenéis tras el salto). ¡Gracias!

Original:

Llevamos mucho tiempo diciendo que si no es Casio, alguien lo haría. Y ese otro ha sido, precisamente, uno de sus grandes rivales para la gama Collection o «asequible»: Armitron. La firma estadounidense, que lleva en el negocio de la relojería desde 1956, ha lanzado varias colecciones vintage bajo la común denominación «Retro Collection». Esta colección se compone de The Rubik (55 $), en digital (que hace homenaje a algo tan clásico en los ochenta como el cubo de Rubik), el Ridgemont (75 $), en ana-digi, y el Griffy (55 $), que rememora los primeros modelos digitales con información por LEDs de los años setenta y que, en este caso, incluye dígitos LEDs en rojo.

De ellos uno de los más interesantes (que será en el que nos detendremos hoy) es el Rubik. Se trata de modelos claramente inspirados en todo: colores, acabados y diseño – e incluso en el logo – en los Casio Marlin, concretamente las variantes Swimmers o «nadador solitario» de los mismos (han calcado prácticamente el logo del nadador de modelos como los míticos W-30 de Casio).