Agárrate que vienen curvas (las curvas de los GR-B200)

¿No te recuerda ese diseño a un Pro Trek? ¿Si le retiramos la denominación sobre el bisel de G-Shock, no dirías que es un Pro Trek? Pues sí, puede ser, pero…, ¿qué bonitos son, verdad? Casio hace unos relojes con un diseño impactante como nadie, de hecho, es hoy la única marca capaz de hacer algo así, diríamos que son modelos casi de ciencia-ficción, futuristas como ningún otro. Y estos novísimos GR-B200 (que, por cierto, te adelantamos hace algunas semanas en ZonaCasio) son un magnífico ejemplo de ello. De hecho, estos son los tipos de relojes que crean afición, que hace que haya personas que, año tras año y temporada tras temporada, sean fieles a su Riseman, a su Rangeman, o a su Gulfmaster. O, como en este caso, a su Gravity Master. Y es que claro, ojito, porque este es un Master of G, y eso dice mucho de por qué su aspecto y su personalidad es tal como es, es decir, tan marcada.

Su pulsador frontal, el de la iluminación es, simplemente, soberbio. G-Shock (y Casio en general) hace como nadie el diseño de pulsadores, incluso en relojes sencillos y muy asequibles (ya lo hemos visto en el caso del HDC-700), así que es lógico que en este también tenga ese enorme atractivo.