Las efemérides que celebramos en este 2020

Este post debería haberse publicado hace días ya, pero problemas de salud y varias cosillas por medio me han impedido hacerlo, así que vayan nuestras disculpas por adelantado.

Empecemos por lo obvio pero que afectará directamente a todos los dueños de F-91s y sus «derivados» (W-59, A1000, F-84, F-94…) que no dispongan de calendario pre-programado, sino que tengan un «simple» (¡pero bendito! ¡Nunca caduca!) calendario automatizado. Y es que 2020 es un año bisiesto. Esto es: febrero tendrá 29 días (en serio: nunca viene mal recordar qué es un año bisiesto,…), por lo que quienes tengan relojes de ese tipo, tendrán que ajustar su calendario de «28 días para febrero» (como bien lo cuentan en Casio en sus hojas de especificaciones), cosa que ocurre solo cuando los años son bisiestos, en el resto podrán estar todo el año tranquilos con un calendario tan simple como efectivo en sus relojes.

Retorno al invierno: prueba del G-Shock GLS-5600

Sé que ya no es invierno y este tipo de modelos de G-Shock ya dejarán de venderse, en favor de los G-Lide veraniegos, pero aún así, para mí, es una enorme motivación el presentároslo. Ya sabéis que, en lo que a mí respecta, todo lo que sea hablar de los Low Temp Resist me agrada. Hace dos inviernos G-Shock lanzó aquellos GLS-6900 que, con dos zonas gráficas para sus dos cronógrafos, y estrenando en G-Lide la nueva estética de correas bicolor, fueron un éxito rotundo. Aún hoy son muy buscados.

El año pasado, mejor dicho, el invierno pasado para ser más exactos, G-Shock llegó con estos GLS-5600, en concreto los GLS-5600CL, una reinterpretación de un módulo archiconocido, y que combinaba las correas de velcro de algunos de ellos (denominados GLS-5600WCL), con unas variantes de correas de nylon con hebilla y trabillas de metal (acero inoxidable) en los mencionados GLS-5600CL. Estas últimas, fijas.

Casio quiere que sus distribuidores vuelvan a clase

En el esfuerzo de Casio por hacer que sus distribuidores sepan informar bien y con conocimiento de causa de todas y cada una de las tecnologías que utilizan sus relojes, el fabricante japonés está poniendo en marcha (aún no está disponible en idioma español) un nuevo sitio web denominado «Schooling Tool» («herramienta de escolarización»), que se une a la nueva tienda que también están organizando (y que en España será casiowatch-shop.es).

Mediante «Schooling Tool«, desarrollada por la agencia alemana SCIM, especialista en comunicación digital e imagen corporativa, los distribuidores y medios de marketing podrán conocer la identidad de cada marca, el público al que va enfocado, y las principales tecnologías de las que hacen gala cada una de sus gamas.

¿Son mejores las correas aftermarket que las originales de Casio?

Durante estos últimos meses he estado probando y comparando distintos tipos de correas de un mismo modelo de Casio pero con la diferencia de ser algunas de ellas originales y, otras, fabricadas por terceros. La primera diferencia que vemos y que de inicio queda bien patente se encuentra en el precio: por lo que vale solo un ejemplar de correas originales, en la «marca blanca» nos ofrecen un pack de cinco. No solo eso, llama poderosamente la atención que, mientras en Casio la hebilla es de plástico, las de imitación poseen una hebilla de metal.

Por lo demás, en su diseño no hay casi diferencias, ni en la trabilla ni en su forma, exceptuando que, quizá, las de imitación tienen el agujero del pasador algo más estrecho, por lo que se quedan más firmes sujetas a las asas del reloj. No obstante el pasador es totalmente compatible y podemos usar tranquilamente y sin problema alguno el que nos viene de fábrica al adquirir el reloj.

¿Cómo saber si tu reloj es de los ochenta, de los noventa, o del dos mil? Simple: ¡no tires la etiqueta!

Hay mucha gente con esa curiosidad, la de saber si su reloj se fabricó en los años ochenta, en los noventa, o en la década del dos mil… Puede parecer algo de poca importancia, pero cuando eso supone cambios en los calendarios, en la iluminación, e incluso en la autonomía de la pila, la cosa cambia bastante.

Por ejemplo, hay modelos que salieron en la década de los ochenta (los DB-520, sin ir más lejos) con iluminación de microbombilla, y en la década del 2000 Casio les introdujo LED. Otros modelos, como los W-720, pasaron de tener cristal mineral a cristal de resina, y otros, como los DW-5600, pasaron de tener un calendario automático hasta el año 2039, ha tenerlo hasta el año 2099. Así que, como ves, es bastante importante conocer de qué época es nuestro reloj. Y estos son solo unos ejemplos, hay muchos más, como reediciones (el F-91 tuvo unas cuantas) y cambios de exterior (de ser modelos cromados, pasaron a ser de resina pintada en plata o en dorado).

Formación básica para «casioinómanos»: F-91W, F-91WC y F-91WG

Las versiones y ediciones del Casio F-91 son tantas y tan numerosas, que es muy fácil confundirlas entre sí. Podríamos hacer un artículo muy voluminoso sobre las mismas, ahondando en información y anécdotas (por cierto, ya lo hicimos en su día en la Revista Zona Casio, como recordarás), pero también podríamos hacerlo más esquemático y sin ampliarlo tanto como en aquella ocasión, más cercano a lo que podría ser un artículo de consulta, en lugar de un artículo histórico en profundidad.

De esta forma, a modo de esquema, creo que quedará más claro y será más práctico a todos los que prefieran elegir una consulta rápida sobre este histórico modelo que, en parte, no se entendería sin él buena parte de la historia de la propia Casio.