¿Cual reloj te comprarías de entre los últimos de Casio?

¿GBX-100 G-Lide? ¿GWF-A1000 Frogman? ¿O eres más de clásicos, como el W-737 o el MWD-100? ¿Qué tienes en mente de cara a este otoño o/y fin de año? ¿O tal vez esperes ese «algo más» de Casio – difícil, dada la coyuntura sanitaria actual y lo trastocados que tienen todos los planes de producción la mayoría de las marcas-? Vamos por ello, a hacer un pequeño repaso sobre los últimos modelos en llegar, o próximos a aparecer, por si te has perdido alguno o para que compartas con nosotros ese modelo que tienes anotado en tu lista de «posibles» (y por qué no, nos cuentes las razones de esos otros que han pasado quizá a tu «lista negra»).

Algunas decepciones quizá, otros más interesantes de lo que en un primer momento se pensaba, todos ellos tienen sus cualidades y características para hacer ese algo especial que añadir a tu lista de candidatos a acompañarte durante el día. Entremos, pues, en materia.

Los GWF-A1000 también serán «limitados»

Hace poco uno de nuestros lectores hacía incapié en la sinrazón de que Casio hubiera descatalogado el GWF-D1000, el Frogman digital con el mejor módulo «habido y por haber» de su serie en todos los tiempos. Ahora mismo, es un modelo muy, muy difícil de encontrar. Casio lanzó una serie más asequible hace pocos meses, como una última oportunidad para quienes quisieran hacerse con él. Parece ser que no hubo demasiados pretendientes o conocedores de dicha circunstancia porque ahora, cuando ya es bastante tarde, aparecen personas buscándolo.

Casio ha dicho que con el GWF-A1000 pasará algo similar. No son unidades limitadas, en cualquier momento pueden volver a fabricarlos – aunque sea bajo series especiales o colaborativas, tan habituales y cotidianas en G-Shock -, pero sí es cierto que no tienen una reposición constante, como suele ocurrir con el resto. Puede ser debido a que encargan un número determinado de cajas (Casio suele confiar en ese tipo de cajas de metal a proveedores, ellos son especialistas en resinas y composites) y, cuando ese cupo se acaba, se termina la producción hasta el siguiente. También, por tecnología, no son modelos «fáciles» de fabricar, deben seguir un exhaustivo proceso que, en miniaturización para un reloj, y tal como hacen las cosas en Casio, suele ser muy exhaustivo.

Admito que me empieza a gustar el nuevo Frogman

Me vais a llamar loco, lo sé, pero el nuevo Frogman analógico GWF-A1000 me esta empezando a resultar muy atractivo. Primero, porque el diseño asimétrico de los Frogman siempre me resultó un poco desagradable (si lleváis el reloj en la muñeca derecha lo sabréis muy bien), y este es de los pocos que tiene contenido ese diseño, sin caer en la exageración. Lo segundo son sus dos pares de relojes, y su relativa claridad de lectura, diferenciando bastante bien el segundo reloj de la doble zona horaria. En el diseño, por lo tanto, creo que es un buen acierto. Nada sorprendente, puesto que todos estamos bastante acostumbrados ya a los magníficos diseños de Casio.

Ahora bien, de un reloj construido en monocasco de fibra de carbono, uno se esperaría una ligereza inusual, y una comodidad sin igual. Este Frogman no lo es. No se explica muy bien cómo puede pesar la friolera de 119 gr., cuando es de resina casi en su totalidad, incluyendo la correa. Para que nos hagamos una idea, la variante digital GWF-D1000 pesa muy poco más (sí, muy poco), 141 gr. No llega a los 150 gramos. Y eso que su caja es un bloque -ese sí- macizo de acero.

Prelanzamiento: imágenes de la variante azul del GWF-A1000 Frogman

Con fecha de aparición -previsible, al menos en Asia, aquí está por ver- en el próximo mes de mayo, el nuevo Frogman GWF-A1000 será el próximo gran lanzamiento de G-Shock. No en vano se trata del primer Frogman total y completamente analógico, sin ninguna parte de LCD digital, y cuya capacidad de información de sus funciones dependerá únicamente de indicadores.

Existirán distintas variantes, la que veis es la correspondiente al GWF-A1000-1A2JF para Japón (GWF-A1000-1A2 para el resto de mercados), con correa azul «navy» y detalles en amarillo. Cabe destacar que es uno de los Frogman con menos diseño asimétrico de entre los fabricados, solo sutilmente «desviado» hacia la izquierda, como podéis comprobar por las fotos. También señalar su nueva y preciosa caja monocasco en fibra de carbono, sus pulsadores de diseño «pipeline», su robusta corona firmemente anclada entre guardas de generosas dimensiones, y el nuevo logo con el «rayo indicador», una clara referencia a lo analógico.

Más datos del GWF-A1000 Frogman (y sí, se confirma que incorporará Bluetooth)

Han ido apareciendo más imágenes filtradas del GWF-A1000, el nuevo G-Shock Frogman analógico. En concreto, la que se refiere a su variante especial «arcoiris», con bisel de resina transparente. Como se presuponía, su característica principal será el Bluetooth, y advertimos una vez más para que nadie se lleve a engaño: con este tipo de relojes de la nueva hornada de Bluetooth LE de Casio, sin smartphone no podrás hacer apenas nada, de hecho, ni siquiera establecer el horario mundial o sus funciones avanzadas (llevan muy pocas ciudades pre-grabadas, y para el resto usan el móvil).

Por otra parte, el GWF-A1000 nos viene con caja de fibra de carbono (monocasco, en realidad, es una caja «sin fondo» y bisel de acero inoxidable), tendrá cristal de zafiro (abombado) y será resistente -como todos los G-Shock analógicos- a los campos electromagnéticos. También incorpora tecnología Tough-Solar, WaveCeptor Multi Band 6, retracción de manecillas, función log-memory, y resistencia al agua de 200 metros, como todo Frogman que se precie.

Confirmados: nuevos Frogman analógicos

Tarde o temprano tendrían que llegar, y aunque los Frogman eran prácticamente el último reducto de digitales exclusivos en G-Shock, esto cambiará dentro de pocos meses. Casio lanzará el nuevo Frogman analógico, cuyo módulo es el 5623, y cuya denominación será la de GWF-A1000. Inicialmente lo hará en tres variantes: GWF-A1000-1A (negra) como estándar, a la que se le acompañarán la GWF-A1000-1A2 (azul) y la GWF-A1000-1A4 (roja).

Entre sus especificaciones destacan una caja monocasco en fibra de carbono (Carbon Core Guard), como la que llevan los GWR-B1000, y doble horario analógico. También incorporará indicador de mareas. El resto de especificaciones no deberían ser demasiado diferentes a lo que un Frogman convencional ofrece: diseño asimétrico, resistencia al agua de 200 metros, y tecnología Tough Solar. Según algunas fuentes podría incorporar Bluetooth aunque eso, de momento, esta por confirmar (el departamento de planificación sí lo contemplaba, como puedes ver en la imagen filtrada).