Cómo tendrían que haber hecho en G-Shock el GMW-B5000TCF de titanio

Uno de los productos que aparece este mes a la venta es el impresionante y elitista modelo de G-Shock, el GMW-B5000TCF de titanio. Se trata de una variante con tonos azules del ya existente GMW-B5000TCM, es decir, es la segunda versión de este reloj, en este caso centrado en eso, en el color azul como protagonista para su trama de grabado en el metal de tipo camuflaje.

Sin embargo, nos ha llamado mucho la atención el extraño contraste entre los colores azules del camuflaje, y el «apático» tono naranja que han elegido para las leyendas alrededor del marco bajo el bisel. Consideramos que, si en lugar de ese tono ocre-anaranjado, hubiesen seguido la variedad cromática del reloj y elegido poner leyendas azul neón, de manera que diera la sensación de resalte en las etiquetas de la información, el resultado habría sido mucho más impactante. Un color que, además, sería enormemente útil, porque es fácil de visualizar.

Adelanto: nuevos G-Shock para el otoño

G-Shock apunta alto este otoño, con materiales de cierta exclusividad (titanio, carbono…), y con lanzamientos que entran de lleno en las variantes «premium» de su gama. Uno de estos, de los más elitistas, son los nuevos MTG-B2000, que estrenan para MT-G la estructura Dual Core Guard: una caja de carbono en forma de monocasco que integra el módulo en medio, un bisel de metal por la parte delantera (que es por donde se accede al interior del reloj, como bien sabéis, en estas variantes monocasco), y otra estructura de cierre de metal por en medio que sustenta la parte trasera del monocasco. Junto a ello se ofrecen dos variantes con armis de composite y metal (en donde la resina va incrustada en la parte interna), que son la MTG-B2000BD y la MTG-B2000D, mientras que la tercera variante, la MTG-B2000B, se ofrece con resina blanda, que ya estrenara hace años el GW-5000.

Todo ello tiene como resultado que el nuevo MTG-B2000B sea un 15% más ligero que la variante precedente aparecida en 2018, el MTG-B1000D. Como se puede ver por esa «B» en su denominación, incorpora tecnología Bluetooth (Mobile Link), y es Tough Solar y Wave Ceptor 6. Su autonomía es de 29 meses sin recarga, y sus medidas son unos más que respetables 55,1 x 51 x 15,9 mm, con un peso de 156 gr. para los de armis, y de 127 gr. para el de correa.

¿Cómo es el GMW-B5000CS «en vivo»? ¿Sigue siendo tan llamativo?

Cuando uno ve el GMW-B5000CS en las fotos de catálogo de Casio, no puede dejar de pensar que, con este modelo, corre muchos riesgos de ver una cosa y luego, si lo adquiere, encontrarse con otra totalmente distinta. Nos referimos a que, en muchos modelos de Casio (y de la mayoría de marcas de relojería), las fotos de catálogo poco o muy poco tienen que ver con el modelo real que luego compras: se ocultan sombras, se disimulan defectos, se camuflan reflejos e «imperfecciones»…, y ves un reloj tan pulcro y espectacular, que a veces se tiende a pensar que te has comprado una falsificación y no el modelo que querías.

Y es que el G-Shock GMW-B5000CS tiene un patrón «Grid Tunnel» («rejilla», los que trabajáis con objetos en 3D os resultará sumamente familiar, seguramente) tan llamativo y atractivo, que casi es obligado «pasar» un poco de las fotos oficiales de Casio, y mirar las fotos del modelo «real» con sombras, mala iluminación, y todos esos reflejos y «salidas de enfoque» que vamos a ver día a día en cuanto lo usemos, para constatar si pierde algo de su atractivo o, por el contrario, si gana muchos enteros.

El lío del titanio del GMW-B5000TB-1

Hay una cierta polémica con la variante TB (Titanium Black) del GMW-B5000, como bien sabéis, el elitista modelo de G-Shock hecho íntegramente con titanio, y que hace meses os adelantamos en ZonaCasio cuando para muchos era casi como una ensoñación (o algo irrealizable, incluso). Pues ya veis, habíamos acertado de pleno (también nos equivocamos otras veces, que conste).

La cuestión es que nadie sabe de qué titanio está hecho el GMW-B5000TB-1, y es algo que en Casio guardan en el más absoluto secretismo. Parece ser que todo es debido a la resistencia, es decir: querían un exterior a la altura de lo que se le debe exigir y pedir a un G-Shock, superior a aquellos MRG-100T de 1996 (los primeros G-Shock con exterior en titanio de la historia), por lo cual se cuenta que la aleación es exclusiva de Casio, digamos que no es una aleación «oficial» que uno puede adquirir a un proveedor para que le haga la caja de su reloj. Esta teoría cobra fuerza cuando sabemos que, ante la complejidad del reto al que se enfrentaban, unido a los desafíos de trabajar con el propio titanio como metal (mucho más exigente con las piezas de fresado, ya que el titanio «se ríe» de las que se utilizan en acero inoxidable, digamos que «le hacen cosquillas» y quiebra muelas y desgasta cortes como si nada), en Casio se vieron en la necesidad de crear unas instalaciones exclusivamente destinadas para producir solo esta variante de los B5000.

También habrá camuflaje para el GMW-B5000 de titanio

Actualización: Añadidas fotos en vivo de los GMW-B5000 de titanio (tras el salto).

Original:

No es el único de titanio el GMW-B5000TB-1 que se lanzará al mercado, Casio va a tirar «la casa por la ventana» con este modelo, y lanzará una variante más exclusiva aún si cabe. Se trata del GMW-B5000TCM-1, que además del titanio, el recubrimiento DLC y toooooodo lo demás, vendrá con patrón de camuflaje incrustado sobre el metal, al más puro estilo MTG-B1000DCM-1A, pero en digital. Y precisamente de su display digital hay que hablar ya que, a diferencia de la variante TB, esta TCM (Titanium Camo), será invertida.

Y la casa por la ventana también tendrá que tirarla el comprador que lo quiera adquirir, porque si el TB era caro, éste lo será aún más, unos 300 € (cien euros por arriba o por abajo) más que el GMW-B5000TB. Mucho tiene que gustarle el camuflaje a quien lo piense adquirir, aunque supongo que con la connotación militar que tienen muchos de los G-Shock, se venderán como rosquillas.

Se acerca una sorpresa mayúscula: ¡nuevo GMW-B5000…, ¡en titanio!!

El GMW-B500 de acero es un «cacho hierraco» de mucho cuidado, lo sabíamos, todos lo decían, y en G-Shock, por supuesto, también lo sabían. Así que han preparado un lanzamiento muy sonado que hoy os podemos adelantar en ZonaCasio en exclusiva: ¡una variante en titanio! Tanto es así que Casio ha pedido una confidencialidad absoluta, al menos durante tres meses, pero nosotros hemos podido destaparlo. Eso es indicativo de que el reloj no verá la luz a corto plazo, pero sí probablemente para principios de otoño.

Sabemos también que hay imágenes de él pero, de momento, eso sí que no hemos podido conseguirlas (las que veis pertenecen al modelo actual). Hasta ahora la variante que podríamos decir más «cercana» a una variante de este calibre era la edición especial Porter, llamada GMW-B5000TFC-1, que bueno…, tenía como exclusiva un acabado en DLC íntegro para toda la caja, incluyendo bisel, en negro, pero que no era de titanio.

Del viejo al oro

Casio ya ha puesto a la venta – bueno, solo admite pedidos, de momento – su reloj de oro de 18 kilates. A la par, dentro de poco llegará también la versión «envejecida» del GMW-B5000V. El primero ya tiene nombre, por cierto – que la última vez que hablamos de él ni lo tenía -, es el G-D5000-9. Entre los dos habrá unos 62.000 € de diferencia (el de oro costará alrededor de 63.000 €, al final G-Shock subió «un piquito» más el precio, total, mil euros abajo o mil euros arriba no tienen importancia cuando hablamos de esas cantidades, es como si a un F-91 te lo suben diez céntimos arriba o abajo).

El «viejo» es muy interesante, es acero con un bonito acabado gastado, que llegará al mercado a mediados del próximo mes. En contraposición, el modelo de oro, el G-D5000-9, ya se vende, pero solo en cinco mercados (los más pudientes del planeta, y por lo tanto, obviamente, no llegará a España), que son Singapur, China (Hong Kong), Taiwan, los Emiratos Árabes Unidos, y Estados Unidos de Norteamérica.

Fade in, fade out: la iluminación gradual de los GW-B5600/GMW-B5000

Del mundo de la música estoy muy acostumbrado a manejar efectos de «fade in, fade out». De hecho, cualquiera de vosotros que escuchéis una canción pop de casi todo el repertorio a partir de los setenta hasta hoy, habréis visto ese efecto. Son muchas las razones por las que ese tipo de efecto llevan mucho entre nosotros y se usan, entre otras cosas, por comodidad: la música no desaparece repentinamente, y nos deja una mejor sensación. Lo mismo cuando empieza una canción.

También, en el mundo del diseño, los «fades» se usan mucho (degradados). Pero, acostumbrado a leer descripciones de la página oficial, me encontraba un día leyendo las de los nuevos módulos de los B5600 (el 3461), y tras toda la habitual tecnología (Super Illuminator, Auto light, bla bla, bla bla…), me encuentro con un añadido: «fade in, fade out function».