El combate entre G-Shock y Garmin comienza: round I

A veces pienso qué tendrían que hacer en Casio para competir con lo que se les viene encima respecto a los nuevos relojes «inteligentes». Y se me ocurre que deberían destripar un Garmin y copiarle absolutamente todo. Esa es, al menos, la impresión que uno se lleva cuando lee reportajes como el que estos días dedican en medios de comunicación de tirada nacional, como El Mundo, poniendo a los Garmin como los mejores relojes del momento para uso deportivo y de entrenamiento.

Pero claro, uno luego lo analiza con más frialdad y en lugar de cierto reconocimiento, siente un poco vergüenza ajena. Sobre todo cuando lee «perlas» como las expresiones que usan para describir su construcción: hechos con «polímero reforzado con fibra». ¡Cielos! ¿Qué es eso? ¿El material de un rover de la NASA? Ni mucho menos. Ya contamos aquí que era la resina que G-Shock lleva ofreciendo en sus cajas desde mediados de los noventa, y que a veces muchos de nosotros desdeñamos. Pues ya veis, lo que siempre criticábamos (o casi siempre), está ahora de moda y más aún: es lo último de lo último. Y uno no puede evitar pensar: ¿cuando les pongan Core Guard con fibra de carbono, entonces, qué dirán? ¿O qué harán? Fliparán en colores, supongo.

Comparativa solar contra solar: Garmin Instinct Solar VS G-Shock GBD-H1000

Antes de nada tengo que confesaros que en Casio me permitían probar en vivo y tener durante un tiempo el GBD-H1000 para extrujarlo todo cuanto quisiera, darle mil patadas y tirarlo de un edificio, y luego hablaros de él. Lo rechacé por varias razones, una de ellas por temor a enamorarme del reloj, así de claro os lo digo, pero justo es reconocerle a Casio lo que se preocupa para que estéis bien informados y se hable justamente del reloj (sea bueno o sea malo, pero que al menos sus clientes lo conozcan), no ocultando nada. En serio, eso pocas marcas lo hacen hoy (de hecho, casi ninguna de tecnología lo hace). En cuanto Garmin y Suunto, me prometieron uno de sus relojes, pero tras el tsunami del coronavirus ni lo he intentado, y sinceramente también os digo ni me apetece, más que nada porque no es mi intención ni de mi agrado abandonar mis queridos Casio, a estas alturas, por cualquier otra marca del sector.

Pero dado que han decidido con uno de sus últimos relojes, aparecido hace escasas fechas, copiarle casi todo a Casio (sí, y copiarle descaradamente, incluso en su construcción), hemos pensado que sería interesante una comparativa sobre lo que ofrecen ambos dispositivos, que no sé si llamarlos reloj o cómo llamarlos, la verdad.