Casio Data Runner (o como hacer de tu F-91 un smartwatch)

Alguien llamado NODE (se presupone que un modder) ha decidido llevar a cabo el trabajo de crear, partiendo de un simple, «anodino» (perdón…) y «baratejo» (perdón de nuevo) Casio F-91, nada más y nada menos que un smartwatch. O al menos lo más cerca posible que tecnológicamente, y dadas las limitaciones de espacio y demás del F-91, hoy es posible y sin meternos en muchos berenjenales.

En su interior le ha incorporado antena NFC para conectar a una cantidad cada vez mayor de aparatos (entre ellos, el DNI que llevas en tu bolsillo y generar claves y firmas criptográficas con él), por lo que para hacerlo posible, le ha metido un chip de memoria para almacenar datos personales, y le ha retirado la pobre iluminación por defecto del F-91, cambiándosela por un LED blanco más potente (y parecido al de los A1000 actuales).

Ya a la venta los nuevos GA-110 con transparencias

Ya están en las tiendas los nuevos modelos ana-digi de G-Shock con acabado traslúcido, el GA-110LS-1A (invertido, con interior naranja y exterior ahumado transparente), y el GA-110LS-7A, con lima en el interior, es decir, en su caja, y exterior blanquecino transparente. Este modelo, además, incluye detalles en verde, y sus LCDs son en positivo.

Se trata de los dos modelos reservados por G-Shock para esta primavera, y de los pocos nuevos que están llegando, puesto que la situación global ha afectado, como hemos mencionado en varias ocasiones, los planes de lanzamientos y presentaciones de casi todas las marcas (por no decir de todas).

Adela vuelve a la tienda

Tras el éxito de la primera temporada de la serie de relatos «Un lugar en el tiempo«, hemos decidido preparar una segunda recopilación que esperamos poder lanzar en las próximas semanas. En estos nuevos relatos veremos a nuestra simpática relojera saliendo de su tienda viajando hacia su querida Baume et Mercier en Suiza, y también relacionándose con los dispares y peculiares personajes que, como vísteis en el primer recopilatorio, se acercan a su relojería: coleccionistas de relojes, clientes variopintos que a veces dan lugar a curiosas y en ocasiones esperpénticas anécdotas…

También contaremos con extras que seguramente a muchos de vosotros os agradará encontrar, entre ellos, apariciones esporádicas de Paul Davis, y de personajes de la saga de A Contrarreloj.

Vas a alucinar con los nuevos F-91

Casio nos tenía preparada una gorda, y bien gorda con sus nuevos F-91. En efecto, tal como adelantábamos, sus correas serán de resina y a color, ¡pero menudo cambio! Y es que por reformar, han modificado incluso el diseño de la correa. Todos los colores son traslúcidos, incluido un rosáceo «chicloso» para el F-91WS-4, un gris «avejentado» para el F-91WS-8, un claro azul celeste para el F-91WS-2, y un precioso y «gélido» blanco para el F-91WS-7.

De momento Casio no los ha anunciado ni para este mes, pero sabemos que a las tiendas muy probablemente lleguen antes de que sea oficial el lanzamiento, algo que no es nada ilógico tratándose del fabricante nipón, porque no es la primera vez que lo hace. Eso sí, su precio será mayor. Si ya las variantes WM costaban más del doble del F-91 convencional, estos nuevos WS se irán a casi los 40 €, aunque de momento para España no hay precio oficial, y puede que se queden en torno a los 35 €. Sea como fuere, serán bastante más caros que la edición estándar.

Test de resistencia al agua del F-91, ¿realmente es solo WR?

Todos sabemos que el F-91 posee una resistencia superior de la que a priori -y por fortuna- Casio pone en el papel. Sin embargo, una de las piedras de toque que siempre suele crear mucho debate entre los aficionados es su resistencia al agua. Entre los más «puritanos» que defienden que es un «Water Resist» sin más y que no debería someterse a más de unas pocas gotas de agua, y aquellos que aseguran nadar con él, ducharse y demás, sin ningún problema, suele haber intensas discusiones con argumentos a favor y en contra.

A todos ellos debería servirles como ejemplo las muchas «perrerías» que los F-91 han sufrido y frente a las cuales se han mantenido impasibles: enterrados durante años, aplastarlos, arrojarlos al vacío…, incluso freírlos como un huevo y hacer con ellos una tortilla.

Nuevos Casio F-91 (y el AE-1200 cambia de cara)

Casio sigue el año que viene cambiándole tonalidades y añadiendo variantes a sus modelos más asequibles, y uno de los afectados será también el superventas AE-1200. Este fenomenal reloj incorporará, en su variante con armis, un nuevo bisel gris (se supone que tintado, no pintado). Con ello Casio consigue que haya menos contraste entre el plateado y el metal de su armis. Como recordaréis, el actual AE-1200WD (aquí lo podéis ver) tiene un frontal en negro que crea bastante «distorsión» con el plateado y el metal. Esta nueva variante, con una preciosa máscara grisácea, viene a solucionar en gran medida esa diferencia. Por supuesto no estamos diciendo que sea ni mejor ni peor, eso va en los gustos de cada uno, a mí personalmente me agradan los dos, aunque este frontal creo que aporta un plus de seducción estética muy agradable.

Es curioso que, a pesar de todas las falsificaciones que ha tenido (y tiene) este exitoso reloj, ni una sola de las marcas que se dedican a «fusilarlo» haya tenido esta idea de cambiarle la máscara que sí ha hecho Casio, lo que demuestra que, en el sentido del diseño – y no podía ser de otro modo -, Casio va un paso por delante de todos ellos.

Adiós a las correas del F-91

Aunque los F-91/W-59/W-86/F-105 son unos magníficos relojes, en lo que todos estamos bastante de acuerdo es que sus correas no están a la altura. Dado que la correa te cuesta tanto como el reloj, muchas personas adquieren otro reloj entero en lugar de cambiar la correa, con el consiguiente derroche (en todos los sentidos).

Ayer, mientras repasaba la de mi W-202 (que lleva desde hace mucho la correa de los F-91, son perfectamente intercambiables entre modelos al tener la misma anchura de asas), me doy cuenta que había una parte que «se doblaba» con demasiada facilidad, y descubrí que tenía una rotura en una de sus esquinas. Luego, a última hora de la tarde, me di cuenta también que una línea blancuzca en el otro extremo desvelaba que la otra parte de la correa (donde se encuentra la hebilla) también estaba dañada. De manera que había llegado el momento de cambiarla, antes de que acabase rompiéndose y pudiera perder el reloj.

El tirón de los F-91

Hace unos pocos días, un popular canal de Youtube que se dedica a opinar sobre relojes (y que no suele tratar sobre modelos de Casio, precisamente), dedicó una de sus intervenciones al F-91. No dijeron nada especial, ni nada fuera de la habitual, solo se dedicaron a contar cómo habían comprado el reloj, y poco más. Sin embargo, a las pocas horas atraía miles de visitantes. Ahora mismo lleva nada menos que 318.553 visualizaciones.

Es llamativo cómo estos sencillos Casio siguen despertando el interés y llamando la atención, y eso a pesar del esfuerzo de muchas marcas por imitarles.

La Wikipedia se rinde (finalmente) a la aplastante realidad y cambia la fecha del F-91

No nos duele en prenda decirlo porque es la honesta y radical realidad: en ZonaCasio fuimos los primeros en intentar hacer entender y ver «al gran público» lo equivocada de la fecha de la Wikipedia, en la cual aparecía el Casio F-91 como fabricado en 1991 porque – según ellos – el nombre de «91» hacía mención al año. Algo totalmente anecdótico en Casio, porque el fabricante nipón nunca usa el año como número para un modelo. Pero daba igual. Hemos de decir que, a pesar de todos los razonamientos, y de la intervención de muchos usuarios cambiando fechas por la correcta, los editores «profesionales» de la Wikipedia deshacían los cambios y seguían erre que erre dando una información falsa a sus usuarios.

Lo último fue cuando decidimos publicar el catálogo de Argos el pasado año de 2015, correspondiente al año 1990, donde ya aparecía ese reloj. Pero ni con esas. ¿El problema? El problema es que ZonaCasio es un medio hispanohablante, y todos sabemos que los ingleses de idiomas están bastante (o mucho) limitados (es el inconveniente de tener como lengua franca tu lengua materna, que ni te esfuerzas por entender otras). Si fuésemos un medio anglosajón, todo habría sido distinto, claro.