Vídeos (oficiales) de las últimas novedades de G-Shock

G-Shock ha ido publicando en las últimas horas nuevos vídeos de sus modelos más recientes, algunos de ellos bastante atractivos. Uno de los más bonitos (y es el que os ponemos en primer lugar) corresponde al de los GA-900 que, siguiendo su filosofía de «reloj industrial», lo encontramos siendo «ensamblado» por robots controlados por PLC.

El segundo vídeo corresponde al DWE-5600CC, ya sabéis, el nuevo modelo Core Guard digital y con partes fácilmente intercambiables. Para enfatizar, precisamente, esa particularidad, esta promo simula el bonito reloj con estética de placa base, siendo ensamblado en una cadena de montaje.

Y, para que no falte de nada, rematamos con el GR-B200 de Gravitymaster, en este caso siendo los helicópteros los protagonistas, lo que es digno de mención pues, tradicionalmente, eran los aviones (o el mundo de la aviación) quienes solían aparecer en los vídeos de esta gama de relojes de G-Shock.

Encontrarás estos nuevos vídeos tras el salto.

¡Por fin! Llegan los Carbon Core Guard digitales

Actualización: El DWE-5600CC llegará a las tiendas en octubre, y su precio será de 269 € (para España). Nota de prensa tras el salto.

Original:

La verdad, y no es por ponerle pegas ni queremos ser demasiado críticos ni injustos con este lanzamiento, pero tampoco es lo que nos esperábamos. El modelo es muy chulo, se trata del DWE-5600CC, el primer digital (y 5 Series) en disponer de tecnología y diseño Carbon Core Guard. Ciertamente que Casio le ha añadido «detalles» (dejémoslo en eso, «detalles») de construcción interesantes, pero tampoco se han esforzado demasiado. Por de pronto, la caja no es la que habíamos visto en modelos como los GA-2000, o sea, no es de tipo «cerrada», en donde la estructura de fibra de carbono se completa por delante (con el bisel) y por detrás (protegiendo y cubriendo la tapa de cierre metálica). Y tampoco se han esforzado en el módulo, que es el archiconocido 3229 con una autonomía muy pobre (2 años con su pila CR2016), y con un display digamos «anticuado» – para lo que se espera de un Core Guard, queremos decir -, con todos los dígitos de segmentos y ni siquiera ofrece zonas de matrices como vemos en los GW-5000, en los GLS-5600, o en los GW-M5610.

Pero lo que importa en este reloj no es lo que tiene, ni lo que ofrece, ni sus funciones, ni siquiera su tecnología, sino su construcción. Prueba de ello es que estéticamente es muy bonito, con ese diseño «de circuito electrónico» y en el cual Casio se ha empleado a fondo con nueva tornillería, biseles, sistema de correas con cambio rápido, y hasta acabado luminiscente en la correa.