No te preocupes por los recambios de tus Collection: hazlos en casa

Una piedra de toque histórica en algunos modelos de Casio (ahora con los modelos de cambio rápido de correas esto está cambiando, por cierto) han sido los recambios. Si ya de según qué modelos de G-Shock era muy difícil encontrarlos, mucho más de sus más asequibles Collection. Aparte de algunos especialistas como Diloy, pocos fabricantes hay que los ofrezcan «after market». Y oficiales de Casio, si te sales de las habituales correas de los F-91 o W-59, poco vas a encontrar.

Pero siempre hay gente que le echa imaginación a estas cosas y, si uno tiene una impresora 3D en casa, se las puede apañar bastante bien. Larryg lleva tiempo dedicándose a este tema, y tiene bastantes proyectos para que uno mismo haga recambios para sus Casio (incluyendo sus expositores o peanas). Lo último que ha lanzado es un armis mixto de resina, compatible con los Casio W-218. Como imprimir en 3D podemos hacerlo en casi cualquier color, tenemos la posibilidad de combinar la neutra caja negra del reloj con otras tonalidades.

La moda de las correas…, para el pelo

Todos los que llevamos reloj a diario, estamos bastante acostumbrados a las correas de resina. Forman parte, diríamos, de nuestra rutina: conocer sus debilidades, cómo cuidarlas, dónde comprarlas al mejor precio, etc. Pero lo que seguramente nunca nos imaginábamos que iba a ocurrir, es que las usaríamos para el pelo. Bueno, mejor dicho, para sujetarnos las mascarillas en la cabeza.

Los salvaorejas parecen ser ese complemento llamado a ponerse de moda, o al menos mientras la amenaza de la COVID-19 permanezca latente entre nosotros. A un precio muy asequible, de solo unos pocos céntimos algunas de ellas, podemos adquirirlas en variados y llamativos colores, incluyendo bonitos neones.

Programa de afiliados de Diloy: cómo obtener interesantes descuentos en tus compras

En Diloy no han parado, y aunque esta pandemia tiene a prácticamente todo el mundo amordazado y confinado, desde la firma de productos y recambios para relojería han seguido innovando y añadiendo nuevas fórmulas que resulten atractivas para sus clientes. Además, han inaugurado nuevas páginas oficiales, por lo que ahora Diloy Watch Straps están en muchos más mercados, como Colombia, México, Polonia e Italia.

Otra de sus últimas iniciativas es el nuevo programa de afiliación que acaban de establecer, con el fin que sus clientes resulten más beneficiados a la hora de hacer sus compras. Por lo tanto, si nos damos de alta podemos ir acumulando vales, que luego podremos intercambiar por productos o descuentos en los mismos. Además, también tienen una promoción en donde, con la primera compra, obtendréis 6 € de descuento. Asimismo, nos dan la oportunidad de invitar a más personas a su programa de apadrinamiento, por lo que, con cada nuevo cliente que llevemos, nos beneficiaremos de esas mismas notables ventajas a la hora de realizar nosotros las compras.

Compatibilidad entre las correas de Diloy y G-Shock

Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos los que usamos relojes G-Shock, es encontrar correas cuando tenemos que sustituírsela. Y encontrarlas a buen precio.

Ya dijimos en otras ocasiones que Diloy era una de las firmas del sector más atractiva en este sentido, puesto que a un catálogo muy extenso se unen unos precios enormemente competitivos. Sin embargo, en ocasiones puede que no encontremos stock de esa correa en concreto, ya que, sobre todo las de los G-Shock más populares (los Five Series, y también de las series 6900), tienen una gran demanda.

Precioso el nuevo DW-5610SUS (¡y nuevo sistema de adaptadores!)

En G-Shock debieron darse cuenta de que sus adaptadores para correas de nylon adolecían de un defecto bastante molesto: eran demasiado largos. Así, hacía que el reloj se «elevara» demasiado sobre la muñeca, produciendo una especie de «zona abultada» que, honestamente, excepto en verano, cuando uno se pone ropa de manga larga «se peleaba» con todo.

Este nuevo modelo (precioso, por otra parte, con el bisel a dos colores y el marco frontal en negro) soluciona en parte ese problema. Forma parte de las nuevas ediciones «SU», con colores de inspiración militar que G-Shock denomina «Utility Colors». El bisel posee un doble moldeado, una nueva tecnología de Casio que permite que diferentes partes de la resina se moldeen por separado, pudiendo darles así diferentes colores. No es una pieza «pegada», porque luego el moldeado se realiza siguiendo la unión por calor, y logrando un bloque tan macizo o casi como una pieza de resina única, consiguiendo lo mejor de ambos procesos: darle color por una parte, formar una pieza de resina sólida por la otra.

La durabilidad de las correas Diloy

Siempre hablamos de la durabilidad de las correas de Casio estándar, o más bien, nos quejamos de su falta de durabilidad. Es bien sabido por todos que las correas de la mayoría de relojes de Collection «duran un suspiro«, por lo que siempre es buena opción elegir alternativas. Entre ellas, Casio siempre nos ofrecía variantes, al menos una en cada modelo, con armis. También con nylon, según los casos. Hablo en pasado porque, por desgracia, eso ya no suele ser así, y sus últimos lanzamientos (WS-1100, AEQ-200, SGW-600…) ya no tienen opción de armis.

Creo que todos coincidimos en eso de que la resina «dura lo que dura», o sea, es un material poco longevo de por sí. Sea rígida, de silicona, o reforzada, al final acaba quebrándose querámoslo o no.

Prueba: correa estándar y after-market para el PRT-B50

Llevamos días mirando pormenorizadamente los nuevos PRT-B50 de Pro Trek, y probándolos en profundidad, porque ciertamente son modelos tan completos y atractivos que en un simple post sería muy difícil de mencionar todo lo que tienen, y dedicarles el espacio suficiente. Hoy, sin embargo, vamos a hacerlo desde un punto de vista mucho más práctico, y también seguro que mucho más interesante para todos los que tenéis este modelo, o estáis pensando en adquirirlo. Y es que, al igual que los GA-2000 (con los que también hicimos algo similar, como recordaréis si sois lectores asiduos de ZonaCasio), los Casio PRT-B50 nos ofrecen asas estándar, además, abiertas y, además, con sistema de cambio rápido de correa. Así las cosas, y como siempre solemos hacer, hemos acudido al especialista Diloy, una marca que es española, con mucho tiempo en el mercado y una larga experiencia y tradición en estas lides, para seleccionar una correa que ponerle a este novísimo y fantástico Pro Trek.

En concreto, en Diloy hemos elegido su variante de fibra de carbono, una correa que forma parte de su línea técnica, con una bonita hebilla de metal de acero antialérgico, y con interior de auténtica piel de vacuno (cuero). Así las cosas, hemos elegido su modelo 382, que a un precio de solo 12 € son, además, sumamente competitivas y de las más asequibles en este tipo de correas.

Adiós a las correas del F-91

Aunque los F-91/W-59/W-86/F-105 son unos magníficos relojes, en lo que todos estamos bastante de acuerdo es que sus correas no están a la altura. Dado que la correa te cuesta tanto como el reloj, muchas personas adquieren otro reloj entero en lugar de cambiar la correa, con el consiguiente derroche (en todos los sentidos).

Ayer, mientras repasaba la de mi W-202 (que lleva desde hace mucho la correa de los F-91, son perfectamente intercambiables entre modelos al tener la misma anchura de asas), me doy cuenta que había una parte que «se doblaba» con demasiada facilidad, y descubrí que tenía una rotura en una de sus esquinas. Luego, a última hora de la tarde, me di cuenta también que una línea blancuzca en el otro extremo desvelaba que la otra parte de la correa (donde se encuentra la hebilla) también estaba dañada. De manera que había llegado el momento de cambiarla, antes de que acabase rompiéndose y pudiera perder el reloj.

La alternativa de Diloy para los W-202/B640

Si posees un Casio W-202 seguramente te ocurra como a mí: el reloj es uno de los más atractivos y completos de Casio, uno de los old-school mas competitivos del fabricante japonés y, por supuesto, el mejor en su género en cuanto a precio/calidad/funciones. No hay reloj más completo en su gama de precios.

Casi podríamos decir que tiene un único problema: su correa. Además de ser muy larga – demasiado para algunos -, la correa del W-202 es enormemente débil. Creo que podría decirse que es la correa más frágil de todos esos modelos (F-91, W-86, W-59…).

Los curiosos e interesantes sistemas de calendarios de correa para reloj

Siempre me han llamado bastante la atención los calendarios de correas para relojes. En unos tiempos en donde tener calendario en el reloj era algo relativamente inusual (en la época de los mecánicos), el disponer de un calendario para incorporarle en la correa era un extra muy, pero que muy interesante.

Había incluso algunos armis específicamente preparados para ello, con una especie de «cajita» en la cual se metían unas hojitas pequeñas. Lo más curioso es que, si teníamos la precaución de elegir el primer día de la hoja, haciéndolo coincidir con el primer día del mes (martes, jueves, sábado…), el resto de los días del mes ya estaban ordenados, y solamente teníamos que ir pasando uno a uno cada nuevo mes, sin importar el año en el que nos encontrásemos. Era como un calendario perpetuo.

Estaba claro dónde estaba el negocio

Pues eso, que estaba claro que el negocio era vender correas. Como os contábamos aquí, los nuevos GA-2000 admiten todo tipo de correas (de 24 mm.) para sus cajas, incluyendo pasadores también estándar (de 24 mm., también, claro). Históricamente Casio nunca fue muy dado a suplir de recambios sus relojes (ahí tenemos a los DW-5000, «muriéndose de risa»), pero eso va a cambiar, porque se han dado cuenta que no solo pueden hacer negocio con el reloj, sino también con sus piezas. Y qué mejor que empezar por los GA-2000, aprovechándose de sus asas estándar.

Así, acaba de anunciar el lanzamiento de cuatro nuevas correas con diferentes tecnologías para este modelo, estas correas se venderán aparte e independientes del reloj.

El G-Shock GA-2000 con unas correas estándar

Cuando Casio anunció sus nuevos modelos con tecnología y estructura Carbon Core Guard de los GA-2000, dejó claro que mucho había cambiado en G-Shock, y también desveló que, por primera vez, podrían incorporar correas estándar. Para demostrarlo, lanzó la variante GA-2000E-4, en la cual incluían dos correas: una «normal», bi-color y bi-compuesta (doble capa de resina a dos colores), y una segunda de tipo textil, clásica, de 24 mm.

Hoy, ahora insisto, por primera vez, los usuarios de G-Shock no tenemos que preocuparnos en recambios de correas ni historias: podemos acudir a una tienda cualquiera, y pedir para nuestro GA-2000 una correa «normal y corriente». Y se la podremos poner. Así de simple. Así de fantástico. Así de magnífico.

Y, para demostrároslo, lo hemos hecho con nuestra unidad.