¿Cómo mejorar tus ventas online?

El comercio electrónico ha tenido una importancia capital durante estos últimos meses. Se puede decir que muchas relojerías y joyerías solo han tenido ventas online, y ha quedado bien claro que el comercio electrónico ha venido para quedarse. Cada vez tiene más presencia la tienda virtual, y de cara al futuro su peso será mucho mayor. La tienda física que no posea su variante online, en especial aquellas referidas a bienes como complementos, estará desperdiciando y perdiendo una gran oportunidad de negocio, y reduciendo su cuenta de beneficios notablemente.

Pero, por supuesto, no todos los negocios son lo mismo. Es muy diferente tener una peluquería a una librería, una boutique de ropa a una relojería. Cada uno de ellos posee sus propias particularidades e idiosincrasia que conviene conocer, para saber explotar y ponerlas a nuestro favor. Por ello, centrándonos en relojerías y joyerías, en Zona Casio vamos a daros una serie de pautas que os puedan ayudar a mejorar vuestra presencia online, vuestro servicio al consumidor, vuestra imagen y, con ello, vuestras ventas, que es al fin y al cabo de lo que se trata.

Programa de afiliados de Diloy: cómo obtener interesantes descuentos en tus compras

En Diloy no han parado, y aunque esta pandemia tiene a prácticamente todo el mundo amordazado y confinado, desde la firma de productos y recambios para relojería han seguido innovando y añadiendo nuevas fórmulas que resulten atractivas para sus clientes. Además, han inaugurado nuevas páginas oficiales, por lo que ahora Diloy Watch Straps están en muchos más mercados, como Colombia, México, Polonia e Italia.

Otra de sus últimas iniciativas es el nuevo programa de afiliación que acaban de establecer, con el fin que sus clientes resulten más beneficiados a la hora de hacer sus compras. Por lo tanto, si nos damos de alta podemos ir acumulando vales, que luego podremos intercambiar por productos o descuentos en los mismos. Además, también tienen una promoción en donde, con la primera compra, obtendréis 6 € de descuento. Asimismo, nos dan la oportunidad de invitar a más personas a su programa de apadrinamiento, por lo que, con cada nuevo cliente que llevemos, nos beneficiaremos de esas mismas notables ventajas a la hora de realizar nosotros las compras.

¿Qué es «el mercado gris»? ¿Qué son las importaciones paralelas?

Hace unos días veía en el escaparate de un pequeña tienda el siguiente anuncio, al lado de sus respectivos modelos de reloj: «Casio F-91 por sólo 9 €»; «Casio W-59 por sólo 15 €». Esto no puede ser posible, pensé, los precios oficiales del F-91 son de 17 euros, y el W-59 (por cierto, agotado en casi todas partes en su variante estándar, y ellos sí lo tenían) es de 22 €. Me sorprendieron esos precios, más aún que tuvieran el W-59 original y auténtico. Me estuve fijando (y de hecho entré) y los relojes eran totalmente originales, porque lo primero que pensé fue que serían burdas copias de tantas falsificaciones existentes en el mercado de estos relojes (sobre todo del F-91, mucho cuidadito con eso cuando vayáis a compraros uno). Los relojes eran, insisto, originales, más aún: en lugar de China, venían de Tailandia, la misma fábrica que hace los G-Shock para Casio. Dicho de otro modo: de lo mejorcito de estas variantes. Además, el módulo era el legítimo donde aparece la palabra «CAsio» y demás.

No era posible que ese vendedor (que no tenía aspecto precisamente de «hermanita de la caridad», ya me entendéis, más bien de rufián) perdiera dinero con cada venta adrede, solamente «por amor al arte» («amor a Casio», en este caso) y porque quisiera popularizar y que la gente siguiera luciendo esos incombustibles relojes. Ni muchísimo menos.

Fue cuando lo vi claro, sobre todo al ver cómo los vendía: el mercado gris, amigos.

¿Y qué es eso de «el mercado gris», diréis algunos, y cómo le hace la puñeta a muchos vendedores y distribuidores «legales» y oficiales? Pues intentaremos explicároslo aquí de una forma fácil y sencilla, aunque realmente no lo sea.

Uso de la calculadora como una TPV

Hace poco me pidió ayuda una chica, conocedora de mi afición por las calculadoras, y en especial por las calculadoras de Casio, para ver si podía aconsejarla. El caso es que durante estos días de fiesta ella tenía que hacer una sustitución en un quiosco, y aunque no es una tienda de mucho ajetreo, al ser la primera vez que hacía algo así su nerviosismo y preocupación eran enormes. Para no preocuparla más la dueña de la tienda le dijo que, de momento, no tocase la TPV, y que hiciera las operaciones matemáticas de devolución del cambio manualmente.

Obviamente, por mucha experiencia que uno tenga y habilidades con el cálculo mental, es más fiable, rápido, y cómodo, tener a mano una calculadora.

Tenemos nueva calculadora de Casio: la MP-12R

Casio acaba de anunciar un nuevo modelo de calculadora, se trata de la Casio MP-12R cuya principal virtud es la rapidez. No la rapidez de cálculo -esto no sería noticia, las calculadoras ya son muy rápidas…- sino la rapidez de ofrecer rápidos resultados en operaciones de compra y venta. Gracias a su función específica Remainder Calculation, esta calculadora acorta operaciones que se realizan en centros comerciales, pero también en logística, almacenes y servicios parecidos. Puede calcular fechas para operaciones de stockage y almacenaje, impuestos, paquetes, y todo tipo de operaciones cotidianas en las que se requiera un elemento de cálculo inmediato, accesible y altamente confiable.

No digo lo de «confiable» simplemente por decir ya que, como puedes ver por su estética, esta calculadora entra dentro de la gama Heavy Duty, o sea: resistente al polvo, ambientes sucios, y resistente al agua. Aquí en ZonaCasio ya hemos probado ese tipo de calculadoras y podemos dar fe de su impresionante durabilidad, su excepcional comodidad de manejo, y su gran visibilidad.

¿Es recomendable comprar dos modelos del mismo reloj?

«Dos mejor que uno», se suele decir, pero ¿ésta máxima es válida también en relojería? Si tanto apreciamos nuestro reloj, nos agrada y nos parece útil, ¿es recomendable adquirir dos? Bueno, eso demostraría una cosa: que realmente ese reloj nos gusta. Pero, ¿sería práctico? ¿O simple deseo de acaparar?

Es cierto (respecto a esto último, lo de acaparar) que el ser humano es muy proclive a verse afectado por el síndrome de Diógenes. Lo vemos a diario en todo tipo de programas de televisión, y en reportajes en revistas y blogs: gente que empieza «coleccionando» y acaba recolectando cualquier cosa y llenándose de basura. Lo más curioso es que algunos creen tener un tesoro donde no hay más que porquería.