¿Está próximo el fin de las pilas botón?

Los audífonos son uno de los últimos reductos en usar pilas tipo botón.

Video-juegos portátiles, calculadoras, bolígrafos-reloj, agendas, juguetes e incluso receptores de radio… La cantidad de dispositivos electrónicos que, durante los ochenta, hacían uso de las pilas-botón era inmensa. Sin embargo, a medida que la tecnología de baterías avanzó, impulsada sobre todo por el mundo de la telefonía móvil, las pilas-botón fueron arrinconándose poco a poco. Hoy, tan sólo hacen uso de ellas unos pocos aparatos, calculadoras y relojes, principalmente.

Sin embargo, ya hay muchos modelos de calculadoras que recurren a baterías, o a pilas «normales», así que puede decirse que solo son los relojes quienes hacen un uso digamos «masivo» de pilas botón.

Panasonic tiene al cobalto en su punto de mira

Panasonic está tratando de desarrollar nuevas baterías libres de cobalto, tras lo difícil -y caro- que se está poniendo conseguir este preciado metal en el mercado. Y es que el cobalto se está convirtiendo en algo tan preciado que se le ha llegado a denominar «el oro azul». La mayoría del cobalto actual se encuentra en la República Democrática del Congo (el 65%), aunque el productor número uno mundial de cobalto refinado listo para usar (ya procesado) es, cómo no, China.

Otro de los problemas más graves es que se estima que hay en el Congo cerca de 40.000 niños extrayendo cobalto de sus minas, un mineral que luego en el primer mundo algunos llevan en sus coches, en las baterías de sus teléfonos móviles…, o en nuestro relojes. Porque sí, te preguntarás qué narices hace este tema en ZonaCasio, pues tiene que ver con esos «gramitos» de cobalto que están en los acumuladores de nuestros Tough-Solar.

Haciendo burradas con el capacitador

No hace mucho alguien me consultaba respecto al acumulador de su Citizen Eco Drive. Me contaba que su preciado reloj apenas recargaba, y que tras ponerlo a pleno sol, cuando lo retiraba le duraba muy poco su autonomía. Me venía a decir: «¿es que los acumuladores de estos relojes no duraban ochenta años?». Le respondí que nadie había estado ochenta años con un reloj de ese tipo para comprobarlo, que era simple teoría y que, supuestamente, era a los ochenta años cuando dejaban de ser prácticos, pero por el camino habrían perdido buena parte de su poder de retención de energía.

También puede darse el caso que algunos acumuladores estén, simplemente, defectuosos. Esa es una de las razones por las que los Tough Solar de Casio se vendan con un código que informa al distribuidor de cuándo salió ese acumulador de fábrica (o mejor dicho, el reloj), así se puede realizar un seguimiento de «cuántos caen» con el paso de los años.

Prueba de larga duración con el Casio AL-190 y su capacitador

A veces de los errores también se aprende, y en este caso vamos a aprender bastante, porque hemos decidido llevar hasta el extremo la tecnología de capacitador del AL-190, el «Battery Less» por antonomasia de Casio en la actualidad.

En este tiempo en donde tanto se habla de las baterías -principalmente criticándolas-, y en particular sobre sus enormes defectos en los smartwatches, no viene mal poner a prueba los otros sistemas de baterías que hasta ahora se venían utilizando, como son los capacitadores (la tecnología BatteryLess de Casio) y acumuladores (la tecnología Tough Solar de Casio).

¿Cómo nos afectarán las políticas sobre el transporte de las baterías de litio?

Quién nos iba a decir a estas alturas que después de todas las amenazas que los teléfonos móviles han hecho a los relojes digitales (no a los mecánicos, estos se mueven en una élite bastante reservada y donde el lujo y la exclusividad tienen en ellos objetos de preferencia), hasta hacerlos desaparecer de muchísimas muñecas, ahora nos enfrentaríamos a otra que, en este caso, para añadir más complicación, es ajena a nosotros y contra la cual poco podemos hacer: la prohibición de envíos de baterías de litio.

Se ha comprobado que bajo cierta presión y en determinadas condiciones una batería de litio (como la de nuestros teléfonos móviles) puede llegar a reventar. Esto, aparte del relativo daño de la pérdida de la batería en sí (y del teléfono donde estuviera incrustada, si fuera el caso), no debería suponer, dentro de la bodega de carga de un avión, mayor contratiempo. El peligro radica en que esa explosión puede causar la emisión de vapores que, en unión con otros compuestos que podría haber alrededor, produciría un incendio. Lo cual estamos hablando ya de algo verdaderamente grave, sobre todo si pensamos en un avión que vuela a cientos de metros de altitud y sin ninguna pista de aterrizaje para tomar tierra de manera urgente cercana.

El acumulador de nuestro AL-190 ha dicho: «hasta aquí hemos llegado»

Como muchos de vosotros recordaréis, hace un tiempo le instalamos un acumulador al AL-190W, tras asegurarnos que podíamos hacerlo y que cumplía las especificaciones, en sustitución del capacitador que estos modelos Battery Less montan de fábrica.

Tras pasar un tiempo funcionando, dejamos que se descargara por completo (algo que no conviene hacer con los acumuladores, dicho sea de paso, ya que es donde más sufren) para tener una idea razonable de lo que este tipo de cambio puede ofrecernos. Tras ello, recargamos el reloj completamente durante varios días mediante luz indirecta del sol. Terminamos de hacerlo el día 13 de octubre, y luego procedimos a guardarlo en un entorno totalmente a oscuras, para que no se recargara de manera accidental. Hoy, 18 de noviembre, el acumulador del AL-190W estaba de nuevo descargado por completo.

Interesante comparativa sobre la autonomía de los relojes

El blog de nuestro querido lector Guti lo hemos traído aquí en varias ocasiones, no solo porque publique temas muy interesantes, sino porque trata de vez en cuando de una pasión que entre él y nosotros tenemos en común (y que compartimos también con todos vosotros, obviamente): los relojes Casio.

El pasado día 31 Guti publicó un interesante artículo en donde trata el tema de la autonomía, una de las cosas que a veces solemos pasar por alto (excepto cuando la duración de las pilas es ridícula, que entonces sí se posiciona como un elemento de vital trascendencia a la hora de elegir un reloj determinado) pero que puede hacernos pasar insufribles momentos de molestia y, encima, con el impacto económico que un constante cambio de pila lleva consigo.

Cómo convertir un Casio solar… ¡en Tough Solar!


Tras la prueba que le realizamos aquí al Casio AL-190W, y comprobar las muchas limitaciones de su capacitador (capacitor), no dejé de darle vueltas a la cabeza sobre una cuestión que llevaba un tiempo preguntándome: ¿se podrá convertir un modelo solar en Tough Solar? La razón es que el reloj en sí es magnífico, pero las limitaciones a las que te aboca su uso lo hacen, en la práctica, muy complicado de usar.

La primera cuestión a resolver es qué tipo de acumulador usa. Lamentablemente, tras abrirlo la información es nula: ni fabricante, ni voltaje, ni capacidad… Y, si eso fuera poco, una gran advertencia nos avisa de que no «jugueteemos» por sus tripas.

Prueba: Casio AL-190W. La tecnología del pasado, vuelve


Con este reloj ocurre una cosa curiosa. ¿Os imagináis que alguna marca de PCs actuales, pongamos por ejemplo Asus, de repente lanzara al mercado unos modelos 386 con Windows 3.1? Sería muy llamativo. Pues, a grosso modo, eso es lo que ha hecho Casio. El AL-190W no es más que un modelo que contiene todo (tecnología, display y funciones) de los primeros modelos solares de Casio, como sabéis, de los años 80.

Casio lo presentaba el año pasado, y en el mismo comunicado decía eso, que era un modelo rescatado del pasado, convenientemente actualizado en materiales al presente. Es, por decirlo de otra manera, un reloj traído de una época que ya no existe. Y, una vez más, hay que felicitar a Casio por atreverse con esto. Pocas marcas lo harían.

¿Por qué fallan tanto los acumuladores?


Casio no sabe muy bien qué responder, y Panasonic deja claro que fabrica del mismo modo todos sus acumuladores. Pero lo cierto es que algunos de ellos dan auténticos quebraderos de cabeza a sus dueños. ¿Por qué algunos acumuladores funcionan correctamente durante años, y otros son en la práctica inutilizables al poco tiempo de haber comprado el reloj? ¿Es problema del uso? Puede que algunos acumuladores fallen por un uso intensivo por parte de sus dueños de las funciones del reloj, pero si esto es así, ¿cómo algunos dueños, que juran y perjuran que hacen un uso casi abusivo de su reloj, no parecen sufrir los mismos efectos?

Lo que está claro es que no es algo únicamente de Casio, sino que también le ocurre a otros acumuladores de otras marcas, como en algunos Citizen. No hablemos ya de marcas más «asequibles» como Swatch, cuyos acumuladores tienen fama de durar un suspiro.

Llegan los nuevos HDD solares: IM… PRESIONANTES!!

Actualización: El reloj usa un capacitador de tipo químico que sí podría llegar a necesitar reemplazo.

HD (la nomenclatura «sub_G-shock«, recordarás) vuelve, ahora sí, por fin, a la filosofía de sus inicios: resistencia al agua hasta 200 metros (en un reloj «standar», ¡no lo olvidemos!), diseño duro (sin llegar al extremo de los G-Shock) y ligero, y características de reloj «duro», hecho «a bloque».

¿Que ha hecho Casio con estos nuevos HD? Pues ha utilizado la tecnología y el módulo de sus estandars AL-190, y las ha rodeado de una resistente carcasa y de su tecnología solar (¡no confundir con Tough-Solar!). También por ello, por compartir módulo (el archiconocido y actualizado 3274), el espacio que ves del cuarto botón en el lado superior derecho (en donde, en la mayoría de modelos actuales, iría la iluminación), está simplemente «de adorno». Es estético, no funciona. Ahí no hay ningún botón (Casio ya lo ha hecho en modelos anteriores, en Zona Casio hemos probado alguno, como recordarás).