Prueba: Casio CMD-30 y CMD-40, los relojes para controlarlo todo


Los CMD-30 y CMD-40 son unos relojes bastante populares de Casio, aunque la mayoría de personas «babeaban» por ellos sin llegar a conseguirlos realmente. De sobras es conocido por todos algunas curiosas anécdotas, como la de gente que cambiaba el canal en los televisores de los expositores en las tiendas, o en los bares y restaurantes. Lo cierto es que Casio hizo un gran trabajo lanzando estos curiosos modelos, incorporando en los mismos configuraciones pregrabadas para trabajar con mandos a distancia de prácticamente todo tipo de fabricantes.

Incluso uno de ellos (el CMD-40) puede conseguir estos códigos de mandos a distancia originales, como Jorge nos explicará a continuación. Además, posee también calculadora (de hasta 8 dígitos), y el alcance de su infrarrojos llega hasta los cinco metros.

Litronix, el prototipo de reloj calculadora que nunca llegó al mercado


A finales de los años 60 el boom de los relojes de cuarzo aún no se había producido (aunque estaba a punto, el primer Casiotron de pulsera salió al mercado en 1974), y, en aquélla época, la investigación y el desarrollo de nuevos productos sobre unos diseños que aún no estaban establecidos era caótica. De esos años podemos ver los primeros relojes de LEDs luminosos (tal vez hablemos de ellos en alguna ocasión), o los intentos de intentar resolver el mejor modo de operar las diferentes funcionalidades del reloj, como en este caso.

Quedaban aún lejos los modelos resistentes como G-Shock, y aún más los atrevidos relojes táctiles o con juegos. Pero empezaba a verse a dónde nos podía llevar toda aquella nueva tecnología que empezaba a ponerse en manos del gran público, y este reloj es una buena muestra de ello.

Casio presenta nuevos modelos de calculadora: Casio DBC-611


Casio lanza en este mes de febrero dos nuevos miembros de la familia DataBank, con calculadora y Telemeno de 25 páginas. Se trata de las versiones DBC-611-1 (plateada, con pulsera de acero inoxidable y caja de resina), y DBC-611G-1 («G» de «Gold», con pulsera en acero inoxidable (y cobre, si atendemos a las especificaciones de la mayoría de aleaciones de acero utilizadas por Casio en las pulseras de sus relojes de metal de gama media-baja), y también caja de resina.

Como en la mayoría de los DataBank, sus especificaciones son bastante interesantes: horario dual, cronógrafo, iluminación led automática (con luz en color ámbar en los dos), y calculadora. En este caso la calculadora es de ocho dígitos. En la parte más negativa de estos relojes se encuentra su cristal, de plástico («plexi» en el argot), y que no son resistentes al agua (ni siquiera «Water Resist»).