Caja de acero, titanio o carbono… ¿Con cual te quedas?

Cuando buscamos robustez, durabilidad y resistencia, sin duda el acero no suele tener rival. Difícil de rayar, muy sufrido y que soporta bastante bien el rudo trato, fue el material elegido para las duras cajas de los primeros G-Shock. Es, por decirlo así, «el material histórico» de los G-Shock.

Sin embargo, muchos años después (más de diez años, en realidad), Casio se vio en la necesidad de ofrecer un material más, digamos, «elitista». Un metal que aunque ya no cumpliera tan bien esa labor (el titanio es más fácil de rayar), fuese muy apreciado por sus clientes. Así nacieron a finales de los noventa los G-Shock de titanio, con aquellos MR-G que todos tenemos en la memoria.

¿Por qué decimos que una caja de acero es «maciza»?

Lo habréis oído – leído – mencionar en más de una ocasión, «caja de acero maciza» o, en algunos casos y en algunos sitios, «caja sólida de acero». Pero, en realidad, ¿por qué es maciza o sólida, cuando todas tienen que ser huecas para, obviamente, acoger el movimiento del reloj en su interior?

Más aún: ¿es que hay cajas de acero que no son sólidas?

La casa por el tejado

La función de salida y puesta de sol es muy útil, y en lo personal es de las que más me entusiasman en un reloj -aunque solo sea por curiosidad, o para jugar a saber cuando van a encender y apagar el alumbrado público de tu ciudad-, pero hay pocos que la ofrezcan. Y mira que es sencilla: solo unos pocos cálculos desde nuestra posición geográfica y listo.

El problema de ese tipo de cosas es que la mayoría te vienen en relojes que no llevan muy bien el paso del tiempo… Todos los que tuvimos aquel bonito TS-200, mirad dónde nos quedó ahora. Primero se va la correa, el cristal empieza a adornarse de «rayajos», la caja de resina se pule y se pule con el constante roce de las ropas con un efecto de lija desastroso hasta que se desintegra…

Los embalajes de los nuevos Casio F-91

El F-91 es uno de los relojes de Casio con más capacidad para reinventarse a sí mismo. Ya lo vimos con sus colores metalizados, sus latas, y hasta con sus acabados multicolores que dieron paso al «boom» de los vintage retornando a las muñecas. Es raro el día que no me encuentre un F-91 (o varios) en las muñecas de desconocidos.

Hace años nos llegaban a España en aquellos socorridos «blíster» de plástico transparente, que Casio utilizaba para meter tanto un F-91, un F-84, o cualquier otro de su estilo. Pero ahora ya no es así: su último embalaje para la Península es, realmente, impresionante. Pareciera que estás adquiriendo un reloj mucho más caro y exclusivo.

¿Los Casio A158, A163, A164 y A168 son de acero?


Internet es una buena ayuda, para muchos casos. Pero también es una buena fuente de error. No pocos sitios web (incluídas tiendas) inducen a pensar en que algunos modelos de reloj tienen una tecnología que no posee, o bien incorporan unas características de construcción de las que carecen. Este es el caso de uno de los modelos más famosos (por la moda «retro») de Casio: los A158, A163, A164 y A168.

Como bien sabéis, desde hace años Casio incorpora la coletilla detrás de la numeración de «D», que informa cuando el modelo posee correa metálica. No hace referencia a la caja, y tampoco esta letra aparece en los modelos más antiguos, por lo que al comprador (o al posible comprador en este caso) únicamente le queda fiarse de lo que ponga la tienda online o lo que diga el vendedor, que, en la mayoría de las ocasiones, tiene menos información que la del propio cliente.