El ataque de las ediciones especiales

Casio siempre ha tenido ediciones especiales, o/y limitadas, de sus modelos. Eran las llamadas «versiones B», variantes que podías encontrar temporalmente en algunos mercados, o que se distribuían menos genéricamente.

Sin embargo, desde hace unos pocos años estamos siendo espectadores de la llegada de innumerables variantes de series limitadas. Incluso en la gama más baja de Collection, es habitual ver cómo aparecen versiones de determinados modelos en ciertos colores y combinación de tonos que, al poco de presentarse y terminarse el stock que Casio haya definido para ellos, dejan de estar disponibles.

Tal es el caso de los F-91WM metalizados, los W-59B, o los más recientes W-800H-1B o F-201WAM.

Nuevos Casio F-91 (y el AE-1200 cambia de cara)

Casio sigue el año que viene cambiándole tonalidades y añadiendo variantes a sus modelos más asequibles, y uno de los afectados será también el superventas AE-1200. Este fenomenal reloj incorporará, en su variante con armis, un nuevo bisel gris (se supone que tintado, no pintado). Con ello Casio consigue que haya menos contraste entre el plateado y el metal de su armis. Como recordaréis, el actual AE-1200WD (aquí lo podéis ver) tiene un frontal en negro que crea bastante «distorsión» con el plateado y el metal. Esta nueva variante, con una preciosa máscara grisácea, viene a solucionar en gran medida esa diferencia. Por supuesto no estamos diciendo que sea ni mejor ni peor, eso va en los gustos de cada uno, a mí personalmente me agradan los dos, aunque este frontal creo que aporta un plus de seducción estética muy agradable.

Es curioso que, a pesar de todas las falsificaciones que ha tenido (y tiene) este exitoso reloj, ni una sola de las marcas que se dedican a «fusilarlo» haya tenido esta idea de cambiarle la máscara que sí ha hecho Casio, lo que demuestra que, en el sentido del diseño – y no podía ser de otro modo -, Casio va un paso por delante de todos ellos.

Preciosos: nuevo módulo y nuevo armis (sí, en acero) para los míticos modelos calculadora

Si primero hablamos esta mañana de que Casio no nos iba a olvidar… aquí tenemos para muestra un botón. Un auténtico regalazo a la vista, un lujo, una ensoñación. Toda una vuelta al pasado convenientemente actualizada, con detalles tan fantásticos como la leyenda «CALCULATOR» en el frontal de su caja, o la resistencia al agua (recordemos que en estos modelos de calculadora hacerlos resistentes al agua a un precio asequible no es ni mucho menos coser y cantar).

Se trata de los nuevos Casio CA-506, un número que seguramente no te sonará porque sí, son radicalmente nuevos, e incluso su módulo, que aunque basado en el antiguo de los siempre recordados CA-53, se ha actualizado convenientemente, una indicación más de que en Casio los digitales siguen estando -por fortuna- muy presentes.

El Casio calculadora también te libra de asaltantes

Solemos identificar a los Casio calculadora con nuestra infancia, y, como es lógico, con las clases en la escuela y las matemáticas. Pero a veces olvidamos que estos modelos de Casio eran uno de los relojes más preciados en su época, y quien no podía tenerlo soñaba con conseguir uno.

Hace unos días me fui al taller de un conocido para hacerle algunas fotos a mi F-24 en un entorno diferente, en un ambiente laboral y artesano, algunas de las cuales ya habéis podido ver en mi Twitter. Mientras las hacía, el dueño observó con bastante curiosidad el reloj y me dijo, sorprendido: «de esos Casio ya no se ven». Yo le respondí que, en efecto, ese modelo ya no se fabricaba.

Casio nos desvela (por fin) el por qué de la re-edición del CA-53, ¡y te va a sorprender!

Gracias a Casio Francia ya sabemos el por qué de la razón de que Casio reeditara los CA-53 y los CA-56, y te aseguro que probablemente te quedarás alucinado, no por el hecho en sí (aunque las re-ediciones en Casio sean muy raras para sus modelos old-school), sino por el hecho de que en Casio decidieran hacerlo con un producto de la línea Collection, tan «relativamente» abandonada por la casa japonesa.

Para ser justos decir que inicialmente fue en los Estados Unidos donde Casio lanzó estas nuevas ediciones (algo lógico y ya verás por qué), pero ahora ya se han extendido al resto de mercados e incluso ya se pueden encontrar en España. ¿Pero la razón? Sigue leyendo porque te quedarás a cuadros.

¿Qué narices ha hecho Casio con el nuevo módulo del CA-56?

Casio actualizó el módulo del CA-56, el mítico reloj calculadora, que llevaba prácticamente desde los ochenta sin tocar. Como suelen hacer los japoneses, como ya ha ocurrido con el W-720, nadie sabe a ciencia cierta qué narices han hecho con él. Y no lo han hecho solamente en el CA-56, han aprovechado la actualización para incorporárselo también al CA-53W, tanto es así que Casio ha decidido anunciarlo como «nuevo reloj» en sus páginas web oficiales, algo que llama soberanamente la atención en un modelo que si algo tiene precisamente es ser muy longevo en el mercado.

Cierto que en el caso del CA-56-1ER tienen «excusa» porque, como ya adelantamos hace días en Zona Casio, han aprovechado para introducirlo en los Estados Unidos (esta misma semana lo anunciaban en su newsletter como nuevo componente de la colección de relojes para la próxima temporada, anuncio al que corresponde la imagen que encabeza este post), pero el CA-53 es total y radicalmente diferente, y era un modelo que ya estaba a la venta no en ese, sino en casi todos los mercados (a excepción de Japón).

El modelo más famoso y vendido de Casio es el F-91, pero el más antiguo te sorprenderá

Casio no da cifras de ventas por modelo, pero es indudable que el reloj más popular y de más éxito (el F-91W), es también su reloj más vendido a lo largo y ancho de todo el planeta. Así lo sugieren también algunos medios periodísticos. Es más que probable que su segundo reloj más vendido sea una de las muchas variantes cromadas del F-91, sin duda el reloj más popular entre la población de la mayoría de países africanos, un modelo que tan pronto te lo encuentras en la muñeca de una bella azafata en la joyería más elitista, como en el brazo de un combatiente ruso o afgano, pasando por los indígenas de un poblado perdido en la amazonia.

Pero si el Casio F-91 es el modelo de mayor relevancia en Casio respecto a su volumen de ventas, ¿cual es el más antiguo que aún se fabrica, el que tiene el honor de ser el mismo modelo desde mediados de los ochenta hasta hoy?

Para entender los relojes calculadora hay que entender esto

Una de las épocas más entrañables de mi vida fue cuando trabajaba en una empresa de paisajismo. Muchas de las veces lo que nosotros hacíamos eran derribos, y aunque el trabajo era duro tengo que confesar que me lo pasaba «pipa» con aquéllas irrompibles desbrozadoras profesionales, con discos de metal de amenazadores (¡y cortantes!) dientes de sierra, el motor rugiendo al final de la transmisión por cardán y mi fiel F-91W lleno de polvo, rastrojos, barro y sudor en mi muñeca. En una ocasión tuvimos que ir a realizar nuestra labor a un colegio de pueblo. La intención era rehabilitarlo y adecentarlo para destinarlo a otros usos, así que nuestra labor era tirar abajo todas sus paredes dejando únicamente en pie la fachada principal y las columnas de su soporte.

El edificio se había construido en la época franquista, y era una de estas escuelas -que apenas existen ya- de pueblo que prestaba servicio a chiquillos cuando los pueblos, incluso los más pequeños, aún tenían una población infantil destacable. El mencionado colegio llevaba muchos, muchísimos años cerrado, y la vegetación exterior había superado casi la altura de su primera planta. Para llegar a la puerta principal tuvimos que ir abriéndonos paso como si fuera la selva negra. Teníamos la llave (uno de estos enormes llavones de metal que tenían las cerraduras en muchas casas antiguas) que aún guardaban en el ayuntamiento, pero el paso de los años había dejado la cerradura inservible. Nuestro capataz empujó y empujó para abrirla, al más puro estilo policía peliculero, pero la puerta agarrotada no acababa de ceder. Así que decidimos explayarnos y propinarle patadas (con nuestras botas de seguridad puestas, por supuesto) ante lo cual una de las hojas de la puerta al fin cedió. Acabamos abriéndola empujando entre todos.

Calcu-comparativa: Casio DBC-32 vs Casio CA-53W

Si no hace mucho os traíamos a Zona Casio el imponente reloj W-720, era casi obligado también ofreceros un reportaje dedicado al CA-53, uno de los modelos con calculadora más clásicos y legendarios. Que Casio era, en la dura pugna por la supremacía que estos relojes tenían en los ochenta, una de las marcas que ofrecía mayor variedad es algo que hoy está fuera de toda duda. Pero eran de los pocos que, además, ofrecían soluciones diversas a la complicada tarea de diseñar un teclado completo en un instrumento que debía ser práctico y útil a la vez para su uso diario, y que además debía llevarse en la muñeca, con lo que ello implicaba de tener que soportar golpes accidentales y agua.

Las dos soluciones que Casio adoptó fueron los clásicos botones (como los del CA-53W) y las pantallas táctiles (como los TC-50 y TC-600). Pero fue más allá, y era de las pocas marcas que tenían un reloj con calculadora capaz de soportar el agua, lo que significaba que podías llevarlo bajo la lluvia y también explotar al máximo todas sus funciones típicamente relojeras.

Prueba: Casio DBC-32, el heredero de los legendarios relojes calculadora

Nunca hemos traído a la sección de pruebas de Zona Casio un modelo con calculadora, y teniendo en cuenta que si por algo fue popular Casio (antes del boom de los G-Shock) fue precisamente por sus modelos calculadora, era casi obligado que tendría que aparecer un representante de ellos aquí. Ya hemos dicho en varias ocasiones que no fueron los primeros, ni siquiera los modelos con teclado fueron los únicos que lanzaron (en su día hubo incluso modelos de relojes de calculadora táctiles), pero los que pervivirían con el paso de los años serían los clásicos relojes con multitud de teclas. Para los que -como a un servidor- os encantan los botones y odiáis en cierto sentido las pantallas táctiles (tan popularizadas ahora por la moda de los «iPhones»…), este tipo de relojes seguro que os entusiasma.

Como modelo de calculadora hemos elegido el DBC-32. No es el mejor, ni el más popular (el modelo Water Resist CA-53 es con mucho el más popular y resistente), pero el DBC-32 es, si se me permite, uno de los relojes de calculadora más bonitos que se hayan diseñado jamás. Su caja, realmente, es enorme, pero tiene un estilo peculiar que pareciera un instrumento de ciencia-ficción. Casio posee una versión con brazalete de metal, la DBC-32D, y también existen variantes de colores en los DBC-32C-1, DBC-32C-3, DBC-32C-8… También existen modelos pensados para chicas, en los LDF-40 (no poseen el mismo módulo que estos DBC-32, sino que están más emparentados con los CA-53) y ediciones más recientes, en los DBC-610 y DBC-611. En realidad, y aunque no te lo creas, estos últimos fueron lanzados hace pocos meses: en febrero de este mismo año.