¿Está próximo el fin de las pilas botón?

Los audífonos son uno de los últimos reductos en usar pilas tipo botón.

Video-juegos portátiles, calculadoras, bolígrafos-reloj, agendas, juguetes e incluso receptores de radio… La cantidad de dispositivos electrónicos que, durante los ochenta, hacían uso de las pilas-botón era inmensa. Sin embargo, a medida que la tecnología de baterías avanzó, impulsada sobre todo por el mundo de la telefonía móvil, las pilas-botón fueron arrinconándose poco a poco. Hoy, tan sólo hacen uso de ellas unos pocos aparatos, calculadoras y relojes, principalmente.

Sin embargo, ya hay muchos modelos de calculadoras que recurren a baterías, o a pilas «normales», así que puede decirse que solo son los relojes quienes hacen un uso digamos «masivo» de pilas botón.

¿Cuanto cuesta cambiar la batería de los relojes más avanzados de Casio?

Casio ha actualizado el listado de precios de cambio de baterías de algunos de sus modelos, destinados a sus servicios técnicos. Es algo de lo que ya os hablamos en otras ocasiones, pero dado que hay nuevos precios, hemos creído conveniente dedicarle un poco de espacio para todos aquellos interesados. Es verdad que la información proviene de Casio USA (en Europa, ni en España, no hay precios oficiales que los hayan hecho públicos, por desgracia), pero como orientación os puede ser de gran ayuda.

Es interesante destacar que Casio distingue para sus modelos entre los resistentes al agua, y los no resistentes. Estos últimos tienen un precio estándar de cambio de pila de 22 $, mientras que los resistentes al agua, a partir de 100 metros, el precio asciende a los 32 $. Esto es así porque incluye el proceso de test – o prueba – de estanqueidad, algo que podemos hacer a parte (sin cambio de pila) a un precio de 25 $. También las pilas extra (en el caso que el reloj lleve varias) nos costarán un plus, 20 $ si son dos, 25 $ si son tres… También ofrece un servicio de recarga (sin cambio de pila o acumulador), cuyo precio es bastante alto, de 30 $, pero menos que el cambio del acumulador de un Tough Solar «convencional», que es 55 $. Si nos queremos ahorrar un dinerillo, y tal vez rescatar nuestro acumulador porque consideramos que puede tener aún mucho que ofrecer, podemos elegir la recarga solamente.

El problema de las pilas de poca duración

Seguro que te ha pasado alguna vez lo mismo que a mí: compras un reloj de Casio con una autonomía de pila de dos o tres años, y resulta que te acaba durando cinco o seis. Puede que hasta más. Y piensas: «¡qué gran compra!». Y dices que, efectivamente, qué bueno que Casio sea bastante «generoso» al sugerir la durabilidad de las pilas de sus relojes.

Cuando llega el momento de cambiar de pila, la cosa cambia totalmente. De los tres años de autonomía, se convierten en dos, y los dos, en uno. Parece que estas todo el rato comprando pilas para ese reloj, y acabas harto de él y comprando otro.

La maravilla de los relojes con pilas de larga duración

Hemos hablado bastante sobre las bondades de los relojes mecánicos, y también sobre las enormes ventajas (a todos los niveles) de los relojes solares. Es hora de que defendamos también, al menos en parte, a los relojes que se alimentan por pilas.

Pero, obviamente, no a todos. Hoy día tener un reloj que funcione a pilas con una autonomía menor de tres años es un derroche inexplicable. La tecnología nos permite ir más allá sin problemas, y si no se hace es simplemente por desidia. Y también maldad, no solo de los fabricantes sino también maldad en parte de quien, aún a sabiendas, les apoya con su dinero comprándoselos.

De plásticos, pilas y baterías

José Naranja me preguntaba el otro día por qué no le cambiaba sin más la pila a mi LDF-10 y volvía a utilizarlo. Y tiene mucha razón, esa sería una muy buena solución, pero las razones por las que no lo haga son varias.

Una de ellas es que, aunque el coste de una pila sea minúsculo, no tiene sentido gastar dinero en un reloj que apenas voy a utilizar, tan sólo muy de cuando en cuando. Es un derroche inútil.

Los relojes inteligentes de Casio se recargarán magnéticamente

Un último repaso a los inventos que están surgiendo en Casio, para detenernos unos momentos en una tecnología que me ha parecido realmente interesante y que, seguramente, a vosotros también. Tras comprobar el nefasto resultado que sus conectores de carga están dando en su último reloj inteligente, el WSD-F10, Casio parece no querer repetir la experiencia y está trabajando sobre una tecnología muy atractiva. Se trata de un cargador magnético, que se conectaría al dispositivo (en el ejemplo aparece un smartphone, aunque en Casio hablan que podría ser cualquier otro aparato electrónico, especialmente móviles y smartwatches) y que mediante ese solo contacto, sin necesidad de enchufarlo directamente al dispositivo, se podrá recargar.

Casio parece que deja en un segundo plano (o para más adelante) la posibilidad de que ese tipo de conexión sea capaz también de intercambiar datos, aunque también lo contemplan. Por supuesto, esto aún tendrá que esperar algo de tiempo para que lo veamos en la calle, pero es sin duda una genial alternativa para evitar que todos los conectores de estos dispositivos se dañen, y hacerlos así también más duraderos (y más resistentes al agua, polvo y demás, ya que el conector magnético es más fácil de aislar que el típico jack).

Fin de vida útil

Si hay algo que siempre me molestaba bastante de los relojes de cuarzo, era el momento en que se acercaba el agotamiento de sus pilas. Por supuesto, no era el hecho del cambio de pila en sí, tarea a la que cada determinados años debías de enfrentarte, sino el no saber cuándo ese cambio se acercaba. La inseguridad que ese hecho te daba me inquietaba.

Es evidente que en los relojes con pilas de diez años de autonomía eso casi perdía importancia, era secundario en cierta forma, y por eso eran mis modelos preferidos. Pero en aquellos en los cuales la pila duraba dos, tres o cinco años, siempre estabas un poco en vilo. Sobre todo si hacías un uso intensivo del reloj, si lo usabas cada día, si recurrías a su alarma y si habitualmente usabas su función de iluminación, todo ello hacía que la energía de la pila se redujese notablemente y podías encontrarte un día, de repente, sin pila en el reloj.

Prueba de larga duración con el Casio AL-190 y su capacitador

A veces de los errores también se aprende, y en este caso vamos a aprender bastante, porque hemos decidido llevar hasta el extremo la tecnología de capacitador del AL-190, el «Battery Less» por antonomasia de Casio en la actualidad.

En este tiempo en donde tanto se habla de las baterías -principalmente criticándolas-, y en particular sobre sus enormes defectos en los smartwatches, no viene mal poner a prueba los otros sistemas de baterías que hasta ahora se venían utilizando, como son los capacitadores (la tecnología BatteryLess de Casio) y acumuladores (la tecnología Tough Solar de Casio).

¿Cómo nos afectarán las políticas sobre el transporte de las baterías de litio?

Quién nos iba a decir a estas alturas que después de todas las amenazas que los teléfonos móviles han hecho a los relojes digitales (no a los mecánicos, estos se mueven en una élite bastante reservada y donde el lujo y la exclusividad tienen en ellos objetos de preferencia), hasta hacerlos desaparecer de muchísimas muñecas, ahora nos enfrentaríamos a otra que, en este caso, para añadir más complicación, es ajena a nosotros y contra la cual poco podemos hacer: la prohibición de envíos de baterías de litio.

Se ha comprobado que bajo cierta presión y en determinadas condiciones una batería de litio (como la de nuestros teléfonos móviles) puede llegar a reventar. Esto, aparte del relativo daño de la pérdida de la batería en sí (y del teléfono donde estuviera incrustada, si fuera el caso), no debería suponer, dentro de la bodega de carga de un avión, mayor contratiempo. El peligro radica en que esa explosión puede causar la emisión de vapores que, en unión con otros compuestos que podría haber alrededor, produciría un incendio. Lo cual estamos hablando ya de algo verdaderamente grave, sobre todo si pensamos en un avión que vuela a cientos de metros de altitud y sin ninguna pista de aterrizaje para tomar tierra de manera urgente cercana.

Interesante comparativa sobre la autonomía de los relojes

El blog de nuestro querido lector Guti lo hemos traído aquí en varias ocasiones, no solo porque publique temas muy interesantes, sino porque trata de vez en cuando de una pasión que entre él y nosotros tenemos en común (y que compartimos también con todos vosotros, obviamente): los relojes Casio.

El pasado día 31 Guti publicó un interesante artículo en donde trata el tema de la autonomía, una de las cosas que a veces solemos pasar por alto (excepto cuando la duración de las pilas es ridícula, que entonces sí se posiciona como un elemento de vital trascendencia a la hora de elegir un reloj determinado) pero que puede hacernos pasar insufribles momentos de molestia y, encima, con el impacto económico que un constante cambio de pila lleva consigo.

5 de junio de 2013: Día Mundial del Medio Ambiente

Seguramente que muchos habréis pensado que dedicaríamos un pequeño espacio para hablar de los modelos Tough-Solar, en éste Día Mundial del Medio Ambiente. Podríamos hacerlo, pero no. En esta ocasión vamos a dedicarle un poquito de tiempo a otros de los modelos también más «amigos de la naturaleza» (al menos, más amigos que los que poseen la mayoría de marcas de relojería competidoras de Casio): los «eco-friendly», más conocidos como los modelos de pila de larga duración.

No obstante Casio denominaba relojes con pilas «de larga duración» a los modelos con energía en sus pilas para cinco y siete años de funcionamiento. Tener un reloj que lleve su vida útil hasta los diez años es «un caso aparte», y tan singular que hay muy pocos fabricantes que tengan algo similar.