Casio reedita los G-Shock analógicos AW-500 del 89

En 2017 fueron los DW-5700, un año después, y coincidiendo con el 35 Aniversario de G-Shock, Casio reeditó sus preciosos DW-5900 (aunque, por desgracia, no demasiados fieles a su módulo original, pero en fin…), y este 2020 han decidido volver a su historia y rescatar del pasado su primer ana-digi, el AW-500. Lo bueno es que lo hará en dos modelos, un AW-500 muy similar al original (calcando prácticamente todo, aunque haciendo una «burrada» en el nuevo: en el original, las manecillas no ocultaban la parte digital nunca, al pasar por su zona – de hecho nunca pasaban por encima de ella -, en el nuevo o «reedición», han decidido darle preferencia a la parte analógica, y éstas ahora pasan por encima de la zona digital…, demostrando eso: que en G-Shock hoy le dan más valor a lo analógico que a lo históricamente valioso para ellos antaño, que era el formato digital), claro que también hay que mencionar, por romper una lanza a su favor, que en el 89 no tenían función de retracción de manecillas, cosa que en estos nuevos sí han implementado. Pero no sé si coincidiréis conmigo en que esa función es un coñazo, y que en la práctica casi nunca la usas y prefieres forzar la vista o «inclinar el reloj» como si fueras un malabarista, para ver la parte digital que ocultan las manecillas.

Estéticamente, la verdad es que son muy resultones, siguen muy fiel el modelo al que rinden homenaje, francamente, aunque se nota mucho que el «30» (o «las seis») del analógico la han bajado en la esfera, cosa que el original no tenía y que le daba ese aspecto tan peculiar (y atractivo) que éstos han perdido, y que lo hacía, además, tan funcional.