Nuevo Edifice EFS-560 en colaboración con Honda Racing

Casio suele tener bastantes colaboraciones con Honda Racing, tanto en su marca Edifice, como en G-Shock. Una de las últimas corresponde a la edición especial EFS-560HR de Edifice, precisamente por ser esta – Honda – la que fabrica los propulsores de la escudería de Fórmula 1 AlphaTauri (ex-Toro Rosso).

Como es habitual, la edición incluye embalaje personalizado, así como detalles en la trabilla, el frontal y la correa, haciendo mención a Honda. Por su parte, y como bien sabéis, el Casio EFS-560 es un reloj solar, que incluye cronógrafo de 30 minutos, y ofrece una resistencia al agua de 100 metros. Sus medidas son de 50,2 x 45,4 x 10,3 mm., y su peso en esta edición es de 84 gr. El EFS-560HR llega a las tiendas este mes, con un precio de 399 € como PVPR. Tienes todos los detalles oficiales a continuación.

Casio reedita los G-Shock analógicos AW-500 del 89

En 2017 fueron los DW-5700, un año después, y coincidiendo con el 35 Aniversario de G-Shock, Casio reeditó sus preciosos DW-5900 (aunque, por desgracia, no demasiados fieles a su módulo original, pero en fin…), y este 2020 han decidido volver a su historia y rescatar del pasado su primer ana-digi, el AW-500. Lo bueno es que lo hará en dos modelos, un AW-500 muy similar al original (calcando prácticamente todo, aunque haciendo una «burrada» en el nuevo: en el original, las manecillas no ocultaban la parte digital nunca, al pasar por su zona – de hecho nunca pasaban por encima de ella -, en el nuevo o «reedición», han decidido darle preferencia a la parte analógica, y éstas ahora pasan por encima de la zona digital…, demostrando eso: que en G-Shock hoy le dan más valor a lo analógico que a lo históricamente valioso para ellos antaño, que era el formato digital), claro que también hay que mencionar, por romper una lanza a su favor, que en el 89 no tenían función de retracción de manecillas, cosa que en estos nuevos sí han implementado. Pero no sé si coincidiréis conmigo en que esa función es un coñazo, y que en la práctica casi nunca la usas y prefieres forzar la vista o «inclinar el reloj» como si fueras un malabarista, para ver la parte digital que ocultan las manecillas.

Estéticamente, la verdad es que son muy resultones, siguen muy fiel el modelo al que rinden homenaje, francamente, aunque se nota mucho que el «30» (o «las seis») del analógico la han bajado en la esfera, cosa que el original no tenía y que le daba ese aspecto tan peculiar (y atractivo) que éstos han perdido, y que lo hacía, además, tan funcional.

Vuelta al ruedo: analógicos contra digitales

Estuve hablando durante esta mañana con una persona a la cual, tras realizar un voluntariado, sus chicos le habían dado el detalle de regalarle un reloj, de un modesto precio pero notoria calidad y marca muy reconocida (y valorada) en el panorama relojero histórico español. Sin embargo, acabó recurriendo a un Casio digital (de la serie Collection) que ahora usa diariamente. Durante un buen rato me estuvo exponiendo las razones de por qué le desagrada tanto el formato analógico. Son unas razones que seguramente muchos de vosotros compartiréis, aunque no sean genéricas.

Eso no quiere decir que no use relojes analógicos o de agujas, sin embargo es tal la utilidad de un digital, que el analógico ha quedado relegado a un mediocre segundo plano.

Nuevos Edifice ECB-20 con sistema de recordatorio de citas

Dentro de su línea con Bluetooth, Edifice presenta para este mes sus nuevos ECB-20, unos modelos con un aspecto muy «industrial» y con cierto aire – salvando las distancias – a MR-G. Todos ellos son muy completos y funcionales, aunque adolecen de llevar una minúscula pila (CR2016) que les confiere una autonomía bastante pobre – para los que nos tienen acostumbrados en Casio, queremos decir, pero que en otras marcas es lo habitual – de 2 años. Dejando eso aparte, el reloj es muy interesante y, además, se combina con unos detalles a color enormemente seductores, llamativos pero sin llegar a ser aburridos o excesivos. Poseen el sistema de cambio rápido de horario sin intervención alguna (de forma automática), en cuanto pasamos de una zona horaria a otra, una función que les pedían los equipos de Fórmula 1 a Edifice para no tener que manejar el reloj en cada llegada a los aeropuertos. Esta función se denomina «Accurate Time System» y se conecta al smartphone para leer la hora desde él – la conexión se realiza por Bluetooth -, sin que el reloj nos avise de nada. Poseen sistema de iluminación Super Illuminator, tanto para la zona analógica como para el display digital, sistema de retracción de agujas, cronógrafo y temporizador de 24 horas (con posibilidad de personalizar el temporizador al segundo, además), 5 alarmas, señal horaria, y sonido de pulsadores desactivable.

Otro detalle interesante es que el nombre del día de la semana se puede configurar hasta en seis idiomas, y un «contador de citas», que puede emitir un sonido si lo tenemos sincronizado con nuestro calendario en el smartphone (con el calendario de Google, en concreto).

Nuevos Casio MTP-E321, MTP-E320 y MTP-E171: elegancia y sencillez

Casio nos ofrece este mes unos interesantes modelos dentro de su gama analógica masculina de Collection. Se trata de los MTP-E321, MTP-E320 y MTP-E171. Los dos primeros son multiesferas, mientras que estos últimos son unos muy básicos y minimalistas relojes con índices para las horas y poco más (aunque añaden también marcas de minutos). Los multiesferas MTP-E321 nos ofrecen segundo horario para las 24 horas y dos esferas de fechador, con número del día del mes (por marcas) y día de la semana (de una letra).

Los MTP-E320, por su parte, son de tipo retrógrado (en el dial del día de la semana), con también sub-esfera con horario 24 horas. Por desgracia, éstos carecen de marcas de minutos, que sí incluyen los MTP-E321 y, además, en estos con dos formatos de horario para visualizar: el de índices, o un clásico y siempre útil horario 12 horas a la par que el otro.

Nuevos – y solapados – Casio PRT-B70

Es curioso que ninguna fuente oficial haya mencionado nada sobre los nuevos PRT-B70 de Pro Trek, a pesar de que ya estén en preventa en algunas tiendas, e incluso se haya comunicado su precio oficial. De ellos poco se sabe, por tanto, desde Casio, pero sí mucho desde otras fuentes y, también, con solo ver el reloj. Se trata de un nuevo Quad Sensor que se une a los PRT-B50 ya existentes, aunque centrándolos en el mundo de la pesca. Y es que si el PRT-B50 era un modelo muy apto para rutas y trekking, estos PRT-B70 Casio quiere enfocarlos hacia actividades más «náuticas». De ellos se ofrecerán de inicio tres variantes, dos en positivo (PRT-B70-1ER y PRT-B70-2ER) y una en negativo (PRT-B70-5ER), con una estética muy similar a los mencionados PRT-B50, aunque en los PRT-B70 destaca un «contador de tiempo de pesca» (Fishing Timer), y un bisel mucho más cuidado y detallado (al menos en apariencia, aunque con un grabado más simple en la Rosa de los Vientos) que sus competidores de los B50.

El «cuatro sensores» es debido a que incorpora Bluetooth, brújula, barómetro, termómetro, podómetro (sensor de aceleración) y altímetro, y en combinación con el smartphone, indicador de localización. Añade el extra de indicador de mareas, con indicación también del tiempo óptimo para pescar (parecido al que ya ofrecen desde hace tiempo los Fishing Gear de Collection, como los WSC-1250 y WS-1200), indicador de fases lunares, y salida y puesta de sol (todo ello se debe configurar con el smartphone, no es posible la configuración desde el reloj).

¿Por qué al G-Shock GA-2100 se le llama «Casio Oak»?

Creo que teníamos una deuda pendiente con el GA-2100, después de todo fue un modelo que criticamos abiertamente cuando apareció y que, sin embargo, está demostrando que ni mucho menos: fue todo un acierto de G-Shock. Antes de esta pandemia que nos asola a todos, era un líder de ventas, y Casio no daba a basto en fabricarlos porque se los quitaban de las manos, tanto es así que las tiendas no paraban de hacer pedidos. Ya desde su lanzamiento fue uno de los superventas de la marca nipona, lidera sus listas «de grandes éxitos» y ha cautivado a miles de corazones de aficionados, los cuales le han puesto el apodo de «Casio Oak«. ¿A qué se debe?

Bueno, de su éxito puede tener mucho que ver cosas de lo más variopintas, desde que ha sido el momento justo para su aparición, hasta que simplemente haya caído en gracia. Sus especificaciones, bien es cierto, no son nada que no hayamos visto antes, es a grosso modo un GA «convencional», como un GA-2000 o un GA-140, de los cuales hereda – internamente hablando – casi todo.

Y ahora, los «compañeros» del MWD-100: nuevos MWA-100

Los nuevos MW venían en dos formatos: digital (MWD-100) y analógico (MWA-100). Ahora, tras haber visto las versiones de los digitales, ya podemos adelantaros por fin los analógicos. El MWA-100 vendrá también en tres variantes (aparte de las que veis, MWA-100H-1AVEF y MWA-100H-2AVEF, habrá una tercera con armis, la MWA-100HD-1AVEF), y su estética es muy parecida al digital, quizá con una caja de aspecto más impactante, como un bloque acorazado, impresión que refuerza, sin duda, los nada menos que seis tornillos del aro de su bisel.

El dial combina formato se marcas y números, en horario de 12 horas para la vista en vertical, y de 24 horas en pequeño en el resto. En la parte negativa, ya no será un reloj con una autonomía de pila de 10 años, sino que montará una humilde CR1616, que le otorga una autonomía de 2 años. Eso sí, será resistente al agua 100 metros, e incorporará además pulsador específico para la iluminación (abajo a la derecha).

Nuevos Edifice retrógrados

Hacía ya bastante tiempo que Casio no lanzaba un módulo retrógrado para sus analógicos. Históricamente eran muy bien recibidos (con un trabajo fantástico en diseño) en los Beside, pero desde que esta submarca ya – prácticamente – pasó a mejor vida, este tipo de movimientos tan buscados por muchos amantes de la relojería eran, en Casio, bastante difíciles de ver.

Por lo tanto, es una gran alegría recibir a estos nuevos Edifice EFR-571 con movimiento retrógrado, en particular – como suele ser habitual en estos módulos que llegan de Miyota para montarse en Casio – un indicador retrógrado para el dial (subdial, para hablar con propiedad) del cronógrafo, que es de 10 minutos y está situado, como puedes ver, a las nueve.

Hazañas de la relojería: el segundero muerto

Uno de los grandes e históricos retos de la relojería mecánica moderna, fue siempre el de lograr el llamado «segundero muerto». Por la simple concepción de los engranajes mecánicos de movimiento continuo, el hacer que éstos se detengan (fuera del inapreciable paso entre diente y diente de engranaje) y volvieran a reiniciar su marcha fue uno de los quebraderos de cabeza de la relojería mecánica de los últimos tiempos. Y es que el dilema no era sencillo: ¿cómo hacer que el segundero se detuviera, sin detener al mismo reloj?

Claro que, antes de meternos en harina, conviene empezar por el principio: ¿para qué íbamos a necesitar un segundero «a saltos», lo que en el argot lleva el curioso nombre de «segundero muerto», «seconde morte» o «deat beat second»? Hay quienes creen que la intención de las manufacturas relojeras al lograr este hito mecánico es el meramente estético, casi como el de un tourbillon (con los debidos respeto al tourbillon, por supuesto). En suma: conseguir que el reloj mecánico imite el movimiento de un reloj de cuarzo. Así, tendríamos un reloj que, a ojos del neófito, llevaría dentro una pila (o una batería), cuando en realidad lleva engranajes y cuerda y, en algunos casos, rotor con su masa oscilante.

¿Es el MDV-106 el mejor reloj de hoy (y de siempre)?

¿Qué reloj te llevarías a un conflicto bélico? ¿Qué reloj te llevarías contigo para explorar terrenos inhóspitos? ¿Qué reloj te pondrías para sumergirte en las frías aguas del océano? Y bien, ¿qué reloj te pondrías en una pandemia? Cuando uno ve el MDV-106 de Marlin, le quedan pocas dudas. ¿Un reloj de acero duro, sin recubrimiento superfluo ni delicado, que pueda desinfectarse con lejía pura o con alcohol de quemar? El MDV-106 es ideal. ¿Un reloj que puedas sumergir en agua y jabón? Los 200 metros de resistencia al agua del MDV-106 son más que suficientes. ¿Un reloj que lleve un robusto y grueso cristal mineral, difícil de rayar pero, a la vez, muy sufrido? El Casio MDV-106 también lo ofrece.

Lleno de virtudes y pieza fundamental de incondicionales, el MDV-106 tiene una larga historia y una muy merecida fama. Lo mejor es que, a diferencia de los míticos modelos sumergibles de marcas como Orient, Seiko, Rolex, y demás, solo cuesta una fracción del precio de sus competidores y es infinitamente más preciso. Su imagen es tremendamente característica, en seguida se le reconoce y se le identifica. Todo su diseño solo busca la funcionalidad, sin medias tintas ni estupideces, nada en él es accesorio. Desde sus índices de gran visibilidad, hasta las dimensiones y forma de sus manecillas, permiten que la hora se lea rápidamente y bien en cualquier condición, incluso de un solo vistazo. El segundero central, a contraste y refinadamente estilizado, el bisel móvil, muy polivalente, permite que podamos recurrir a utilizarlo como herramienta en las ocasiones donde requiramos un temporizador, o una visión mejorado de las franjas horarias. Incluso podemos usarlo como un segundo horario, atrasando o -según los casos- adelantando la posición central.