Un reloj para llevar a todas partes

Hay tres cosas en este mundo de las que no deberías presumir demasiado en público: un coche de lujo, mucho dinero en metálico, y un reloj caro. La razón es que un automóvil caro revelará de inmediato tu poder económico. Es poco probable que nadie te deje un coche valioso para conducir, así que saben que probablemente sea tuyo. Lo mismo con tu reloj y, obviamente, con tu dinero.

Una de las enfermedades más arraigadas en el corazón humano es la envidia, si a eso se une la necesidad de la otra persona, que lo está pasando mal, y andas por ahí restregándoles tus derroches en la cara, puedes salir escaldado. Sobre todo si viajas a según qué países, o pasas por según qué barrios.

Otra de esas falsificaciones horribles y curiosas

Lo de las falsificaciones hay veces que es mejor tomárselo a risa, la verdad. Y esta es una de esas ocasiones. No sé quién es la marca que está detrás de «ésto», y quién se lo habrá inventado (y mucho menos, quién será el inocente que se lo vaya a comprar), pero es que peor no podrían haberlo hecho. El modelo en el que se inspiran (se supone) es el Casio AE-1200, uno de los modelos que más han «fusilado» los falsificadores últimamente. A ese modelo le han puesto unos elementos que dan bastante «vergüenza ajena» (menos mal que esa gente no trabaja para Casio), lo de «10 Year Battery» bueno…, no se lo creen ni ellos, el mapa-mundi es espantoso y hasta ridículo, y el LCA es una animación que muestra los segundos y gracias.

Si alguien lo quiere, bueno, al menos lo tiene en colores. Eso sí, también espantosos.

Los relojes anti-COVID

Dicen que la temida «segunda ola» de la pandemia del coronavirus ya está aquí. ¿Sí? ¿No? Sea como fuere, se confinan zonas de grandes ciudades, aumentan los contagios y, lo más terrible de todo: suben los hospitalizados. Parece un deja-vu de la situación padecida hace unos meses, pero los expertos vaticinan que esto irá a peor, si en los próximos meses el coronavirus se «camufla» con la gripe.

En Argentina, donde han tenido que enfrentarse a ese problema este invierno, se han reducido los casos de gripe en torno al 60%, pero ha sido fruto de una medida drástica: la férrea cuarentena, que los argentinos ya la definían como «cuareterna» por su larga duración.

Nuevas variantes de Collection

De momento destinados al mercado americano, Casio ha lanzado nuevas combinaciones de color para diversos modelos de sus relojes Collection. Las más llamativas, sin duda, son las nuevas variantes para los superventas AE-1200, en especial la AE-1200WH-5AV con una caja en color hazel oscuro (alguien diría marrón, otros rosa oscuro, otros cobrizo…, en fin, como prefiráis) muy llamativa. La otra variantes es una mezcla de la versión con caja plateada, pero con el bisel en negro, la AE-1200WH-1CV, que supone una buena alternativa para intercambiar con ella armis o correa indistintamente. Estas dos nuevas variantes llegan con correa de resina, y en ambas el display es positivo.

Otro interesante modelo es el Casio W-217H-3BV, en esta ocasión el frontal, con la máscara bajo el cristal, recibe un diseño camo, que también -pero con otros tonos- vemos en los nuevos MQ-24-8CL. Esperemos que lleguen a España, en especial los bonitos AE-1200, y que sus cajas -al igual que las anteriores a color- no sea pintada, sino tintada. Aunque mucho nos tememos que, por los brillos de sus acabados, la tonalidad puede que sea únicamente pintura. Ojalá nos equivoquemos.

Galería de los recuerdos

Ya sé, sé que la Galería Semanal es actual, y -más o menos- intentamos ofrecerla cada semana, pero durante estos días de desconexión obligada en donde he aprovechado el tiempo para pensar en otras cosas, a veces me suele ocurrir que, desenchufado del mundo, yo solo con mis fantasmas y mis recuerdos, me pongo a repasar las imágenes, fotos y momentos con mis viejos relojes.

Me he dado cuenta que, en una gran mayoría de ocasiones, el W-202 ocupa un papel destacado o predominante en esas viejas fotos. No en vano son muchos años ya con él, es uno de mis relojes más queridos -un old school de los pocos asequibles que lo tiene todo-, y que me ha acompañado -aún lo hace- durante largas jornadas en todo tipo de ambientes, algunos malos, otros peores, otros más tristes… Otros más dolorosos.

Nuevos Casio F-91 (y el AE-1200 cambia de cara)

Casio sigue el año que viene cambiándole tonalidades y añadiendo variantes a sus modelos más asequibles, y uno de los afectados será también el superventas AE-1200. Este fenomenal reloj incorporará, en su variante con armis, un nuevo bisel gris (se supone que tintado, no pintado). Con ello Casio consigue que haya menos contraste entre el plateado y el metal de su armis. Como recordaréis, el actual AE-1200WD (aquí lo podéis ver) tiene un frontal en negro que crea bastante «distorsión» con el plateado y el metal. Esta nueva variante, con una preciosa máscara grisácea, viene a solucionar en gran medida esa diferencia. Por supuesto no estamos diciendo que sea ni mejor ni peor, eso va en los gustos de cada uno, a mí personalmente me agradan los dos, aunque este frontal creo que aporta un plus de seducción estética muy agradable.

Es curioso que, a pesar de todas las falsificaciones que ha tenido (y tiene) este exitoso reloj, ni una sola de las marcas que se dedican a «fusilarlo» haya tenido esta idea de cambiarle la máscara que sí ha hecho Casio, lo que demuestra que, en el sentido del diseño – y no podía ser de otro modo -, Casio va un paso por delante de todos ellos.

¿Frontal «amarmolado» para los nuevos AE-1200?

A nadie se le escapa que el AE-1200 es uno de los relojes más vendidos de Casio, dentro de su gama Collection, y los que más éxito y difusión han tenido. Estos erróneamente llamados «Casino Royale» – lo explicamos hace tiempo, pero lo repetimos, porque merece la pena aclararlo -:

En realidad, era el Seiko G757 el reloj original que aparecía en Octopussy, con Roger Moore como protagonista. Daniel Craig llevaría en el 2006 un Omega Seamaster. Pero esta leyenda urbana tiene más recorrido: el problema viene por esta foto (aquí la original) de Craig, que muchas tiendas online de dudosa confiabilidad han retocado para convertirla en ésto. Por supuesto, Casio ni en sueños pagaría «el pastizal» que Omega paga para que James Bond llevase un Collection.

Pues como decíamos, este modelo con zona gráfica LCA tendrá pronto una actualización de imagen. Es un refresco del que – por el momento – no hay fotos, pero que llevará la denominación de color «7». Esta clave de color se utiliza en Casio para los blancos (el Casio A1000D plateado con frontal blanco, es el A1000D-7EF, por ejemplo). También tenemos en frontal claro el LA680WEA-7EF, o el A700WEM-7AEF. De hecho, la versión blanca del W-59B, era también 7AV.

Un día va a pasar esto a escala global y Casio se va a arrepentir

Tanto la firma de Singapur Digitec, o la china Skmei, le están poniendo las cosas a Casio bastante difíciles. Sus últimos lanzamientos, que siguen dejando mucho que desear en todo, solo esperan esa pequeña oportunidad para lanzar un producto competitivo y mucho más completo que en Casio (que supongo que no estarán por la labor, porque ya venden muchos así y sin grandes esfuerzos, así que para qué mejorar…).

Aunque en cierta forma sí, están mejorando en algunas cosas, al menos. Un buen ejemplo es este último producto de Digitec, «inspirado» claramente en el AE-1200. Los Collection, a los que Casio da totalmente la espalda y en lugar de mejorarlos los empeoran, están siendo un auténtico filón para estas marcas, demostrando que se pueden vender muy bien. Si hasta hace no mucho los AE-1200 tenían el problema de su LCA – que era solo una simulación con una zona gráfica animada para los segundos -, en Digitec, como podéis ver, ya lo han resuelto, y ahora incorporan un LCA operativo y real.

La tiradora con arco y su Casio AE-1200

Lejos de estereotipos de relojes masculinos o femeninos, de Baby-G o G-Shock, de Premium o de masas, a veces nos olvidamos que eso no son más que etiquetas, añadidos artificiales a un producto que en sí mismo no atienda a razones especiales: sólo a nuestro gusto.

Un buen ejemplo de ello son los modelos de Collection, esa línea un tanto «sui generis», inclasificable, que por más grupos y grupúsculos que se hayan formado en ella, luego ves que a la hora de la verdad esos conceptos son muy difusos y acabando siendo todos ellos, en suma, bastante unisex. Cuando vemos por ejemplo que un reloj como el AE-1200 puede lucir tan bien o mejor en la muñeca de una mujer como en la de un hombre, las fronteras ficticias se caen. No se puede fingir lo evidente, y lo evidente es que lo importante no es el reloj que lleves, sino lo cómodo que te sientes con él. Lo demás es secundario y un buen reloj, sea en el brazo de un hombre o de una mujer, continúa siendo un buen reloj.

La última burrada

De falsificaciones del AE-1200, uno de los Collection superventas de Casio, ya hemos hablado en otras ocasiones. Pero esta vez nos ha sorprendido porque los falsificadores se lo han «currado» realmente. El modelo AE-1200, que de origen ofrece una parte con LCA (pequeña y casi inservible, pero la ofrece), se ha visto reconvertido en un ana-digi con todas las letras, al ofrecer una zona con un reloj de agujas que, la verdad, no sé si será funcional (no os extrañe que en este tipo de relojes la parte analógica sea mero adorno, de hecho como podéis apreciar en las imágenes, la hora que marcan las agujas no se corresponde con la que marca la zona digital y por ello -para ver si alguien «pica»- ponen en el display la pantalla de configuración de manecillas, como si las estuvieran configurando).

Lo más fuerte es que esta gente no se ha detenido solo en copiar la caja y la estética, sino que han copiado la marca, sus logos, y hasta le han añadido un armis. El producto se vende por Internet en varios acabados, a cual más «horripilante» y desastroso (el bisel de plástico negro simulando ser un bisel con recubrimiento, en fin, que además de estafadores tienen mal gusto, por decirlo suavemente). Lo peor de todo esto es que siempre habrá alguna víctima inocente que creerá llevarse un Casio de verdad. Luego claro, irá por ahí diciendo que los Casio ya no son lo que eran antes.