¿Cual reloj te comprarías de entre los últimos de Casio?

¿GBX-100 G-Lide? ¿GWF-A1000 Frogman? ¿O eres más de clásicos, como el W-737 o el MWD-100? ¿Qué tienes en mente de cara a este otoño o/y fin de año? ¿O tal vez esperes ese «algo más» de Casio – difícil, dada la coyuntura sanitaria actual y lo trastocados que tienen todos los planes de producción la mayoría de las marcas-? Vamos por ello, a hacer un pequeño repaso sobre los últimos modelos en llegar, o próximos a aparecer, por si te has perdido alguno o para que compartas con nosotros ese modelo que tienes anotado en tu lista de «posibles» (y por qué no, nos cuentes las razones de esos otros que han pasado quizá a tu «lista negra»).

Algunas decepciones quizá, otros más interesantes de lo que en un primer momento se pensaba, todos ellos tienen sus cualidades y características para hacer ese algo especial que añadir a tu lista de candidatos a acompañarte durante el día. Entremos, pues, en materia.

· G-Shock GBX-100

¿La gran decepción del año? No sé muy bien cómo llamarlo. Sobre el papel era – y es, a fin de cuentas – un modelo apabullante, su estética clásica y su display MIP LCD lo hacían a todas luces objeto de deseo para la mayoría de los amantes de los G-Shock más tradicionalistas. Pero su enorme dependencia con el smartphone, unida a una app que hace aguas por todas partes – nunca mejor dicho -, ha acabado por tumbar muchas expectativas y que muchos potenciales compradores lo tachen de su lista de próximas adquisiciones.

Aún así, el GBX-100 aún no ha dicho la última palabra. Día a día vemos más y más reviews y pruebas de él, y seguramente acabe cosechando un notable éxito. Quizá no sea el reloj rompedor que todos esperábamos de él, pero sin duda será uno de los modelos que creará entusiastas de la marca.

· G-Shock GA-900

Apareció como quien no quiere la cosa, como una opción más entre los GA-700/GA-800, y mira tú por dónde va a pasar a convertirse en uno de los éxitos más arrolladores de la firma nipona de estos últimos meses del año. Tiene muchas virtudes para serlo: una pila de gran autonomía (notablemente mayor que las de otros GA) y, además, solo una (no varias, como tienen otros). Una estética muy «brutota», como les agrada a muchos seguidores de la marca, display y agujas con mucha personalidad, y un precio muy competitivo. Puede que no llegue a niveles de superventas como los GA-2100, pero ya está demostrando que va a ser una buena elección dentro de G-Shock.

· Frogman GWF-A1000

El último Frogman, y el primero analógico, despierta pasiones por igual, críticas enfrentadas a favor y en contra. Para algunos, es casi un insulto ver un Frogman con manecillas. Para otros, es una opción y una alternativa muy esperada. Sea como fuere, el nuevo Frogman tiene de todo, quien lo adquiera se va a llevar un gran relojazo y no va a echar nada en falta ni de Pro Trek, ni de Edifice. A esto hay que añadir su construcción en monobloque de carbono, que unidas a todas las demás ventajas de G-Shock (Tough Solar, resistente a impactos, Diver 200…), lo colocan en el top de entre los divers de todo el mundo, y sin nadie que, de sus características, pueda enfrentársele.

Todo ello, por supuesto, implica un precio no precisamente al alcance de todo el mundo, pero que lo hará más exclusivo y, cómo no, más deseado también.

· Casio W-737

Pasamos del tope de gama de G-Shock, a los más humildes de Collection y, entre ellos, uno de los últimos son estos W-737. Personalmente es el que tendría en mi lista de deseos, lo admito, porque tiene todo lo que me gusta de un Collection (a falta de poder silenciarle los pulsadores, que lamentablemente no ofrece este modelo). Ciertamente no deja de ser una especie de W-800 «supervitaminado» y algo más completo, pero la forma de su caja, los pulsadores recubiertos de escudo protector, y la sencillez de su módulo dentro de todo lo que incorpora, hace que sienta una inexplicable atracción hacia él.

Supongo que quien elija este modelo será también por cuestiones similares, por su robusto y probado módulo y display sin florituras, por sus especificaciones completas pero a la vez sin rarezas superfluas, y por su estética muy cercana a HD. Si a todo ello unimos su precio, que será bastante asequible, tendremos en conjunto un modelo muy pero que muy seductor.

· S Series GM-S5600

Esperábamos con ansia las S Series digitales de los 5600 con bisel de metal, y teníamos la confianza de que retocarían su display. Bueno, han compactado la caja y, además de su reducción, el display lo han mantenido fiel al original, con todo lo malo y lo bueno del mismo (que para los más fieles a esta gama les resultará mucho más acertado). El mayor atractivo viene sin duda de su bisel de metal, que nos ahorra preocupaciones y, a todos los usuarios de estos modelos, la molestia de tener que rebuscar «Roma con Santiago» para adquirir uno cuando se deteriore el original. Otra de sus ventajas es que Casio nos ofrece bastantes variantes en positivo, y muy lindas además. Bonita la marca de G-Shock también bajo el cristal, en la parte inferior, aunque habría sido de agradecer el logo en la parte superior de la máscara (ya que hay un hueco bastante grande ahí). Pero en fin, son pequeños detalles que no desmerecen para nada al modelo que, además, llega con un precio bastante tentador.

Si alguien buscaba un 5600 «en pequeñito», o para regalar a alguna chica (o bien para auto-regalarse), estos nuevos GM-S5600 se convertirán entonces en el modelo perfecto.

· Casio MWA-100

Volvemos a Collection para darle el protagonismo a un modelo analógico que llega con muchas virtudes, sobre todo estéticas y de construcción. Entra dentro de los Collection más asequibles, pero aún así su caja de resina se ve reforzada por un bisel de metal, y su módulo, sin muchas florituras, ofrece el añadido de un fondo en donde se han grabado el horario de 12 horas con marcas, y de 24 horas, combinados en perfecta funcionalidad.

Es, por tanto, un modelo muy atractivo que tiene todas las papeletas para entrar, por derecho propio, entre todos los superventas analógicos de Collection de la gama de los resina. Esperemos que el público sepa reconocer sus muchas virtudes y todo lo que aporta.

· Casio TRT-110

Viejos conocidos por todos vosotros, los TRT-110 han regresado con una nueva imagen, también muy impactante. A su favor tienen un completísimo módulo, que incluye vibración y pila de larga duración, y con tonalidades Utility, muy acordes con estos tiempos que estamos viviendo. Para quien quiera un reloj sin concesiones, resistente y sin llegar a G-Shock, en estos Twin Resist lo encontrará.

· Casio MWD-100

A un nivel algo superior al de los W-737 nos encontramos con los MWD-100, variantes que llegan con muchas virtudes y una estética muy acorde a la Casio que tanto nos enamora y nos atrae. Lo mejor de ellos es su completísimo módulo, su información en el display, llena de detalles y zonas gráficas, y sus 10 años de pila. Sin olvidar que, además, se nos ofrece en una atractiva versión con armis, que hará las delicias de los que quieren un reloj para el día a día que ofrezca de todo, y que quieran asimismo despreocuparse de molestos mantenimiento o recambios. ¡Ah!, sin olvidar que sus pulsadores son metálicos!

· G-Shock GBD-100

Se suponía que estos GBD-100 iban a estar destinados a un público más genérico que buscase un reloj deportivo de última generación, pero que no quisiera desembolsar mucho dinero. En la práctica, ciertamente dista un tanto de los modelos superiores en cuanto a precio, y por lógica ofrece bastante menos. Puede que sea por ello que no se hable mucho de él, eclipsado por los grandes lanzamientos de G-Shock.

Aún así, diríamos que es la otra alternativa para quien quiera un GBX-100, pero con otra estética y no tan centrado en deportes acuáticos. Por los apenas 126 € que cuesta (descuentos incluidos) es un más que posible candidato para quienes deseen experimentar las ventajas de sus nuevos displays MIP, y de su tecnología de conectividad, en un reloj que parece mucho más de lo que es y que tiene muchas semejanzas – incluso estéticas – con los top de la gama G-Squad.

· G-Shock GBD-H1000

Y precisamente con el top de la gama G-Squad cerramos este somero repaso. El GBD-H1000 debería ser el primer paso para colocar a Casio donde debería estar, por encima de sus rivales de Garmin o TomTom, que tampoco le falta mucho. Si lo logra sin perder su identidad (buenos manuales, construcción muy por encima del resto, y superioridad y fiabilidad a prueba de bombas), se comerá él solo un mercado muy goloso. Por desgracia, a ese segmento G-Shock llegó bastante tarde (muy tarde, a decir verdad), pero lo importante es que ya está en él, y poniéndose frente a frente del resto sin ningún rubor. Los próximos lanzamientos deberían confirmar esa posición, especialmente con sus modelos que deberían incluir ya Wi-fi.

En cuando al GBD-H1000, demostrará a Casio lo maduro que está el mercado y el interés que existe por estos relojes. Necesita, eso sí, una mejora que es crucial en sus apps, porque sin ellas este tipo de relojes/dispositivos no son nada. También necesita salir de la estética de G-Shock, quizá en una caja sin tanto «armamento» de biseles e historias les funcionaría mejor, en concreto para Pro Trek. Claro que ahora mismo quizá sería pedirles demasiado, cuando acaban de aterrizar estos GBD-H1000 y todavía no se sabe a ciencia cierta si se venden bien o no. Esperemos que sí, porque buena parte del futuro de la relojería moderna se encuentra ahí.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com