¿Tiene hora?


¿No os ha ocurrido? ¿No creeis que pasa demasiado habitualmente? Me refiero a gente «sin hora» que te para por la calle para preguntarte la hora que es. Es paradójico, porque hoy en día que hay smartphones por todos lados, que incluso en muchas ciudades tienen relojes por las aceras, sigue habiendo personas que le tienen manía a los relojes, y deciden que pueden hacer su vida sin ellos. O dependiendo únicamente de smartphones (que también fallan), sin darse cuenta que, por mucho que se empeñen, el tiempo y su influencia nos rodean por todas partes.

Comprendo que en la edad media, cuando un reloj era un objeto de lujo y poseerlo era algo reservado únicamente a personas muy pudientes, la gente tuviera que arreglárselas como fuese para lograr averiguar la hora del día, pero ahora que tener un reloj es algo tan a nuestro alcance, ¿por qué se empeñan en ir sin él?



No somos esclavos del tiempo por ir con reloj, somos precisamente esclavos cuando vamos sin él, porque no sabemos cómo gestionarlo. Como si caminásemos perdidos en nuestro propio espacio-tiempo. Y esa es una enorme inseguridad. Por eso, desesperados, buscan a alguien para saber: «¿qué hora es?».

| Redacción: Zona Casio