El problema de las pilas de poca duración

Seguro que te ha pasado alguna vez lo mismo que a mí: compras un reloj de Casio con una autonomía de pila de dos o tres años, y resulta que te acaba durando cinco o seis. Puede que hasta más. Y piensas: «¡qué gran compra!». Y dices que, efectivamente, qué bueno que Casio sea bastante «generoso» al sugerir la durabilidad de las pilas de sus relojes.

Cuando llega el momento de cambiar de pila, la cosa cambia totalmente. De los tres años de autonomía, se convierten en dos, y los dos, en uno. Parece que estas todo el rato comprando pilas para ese reloj, y acabas harto de él y comprando otro.

Todo esto tiene una explicación muy lógica, y se debe al hecho de que las pilas botón, al contrario del resto de baterías y pilas, pierden carga muy rápidamente en cuanto salen de fábrica. Se dice que algunos modelos en almacenamiento pueden perder hasta el 55% de su carga durante los primeros meses. Por eso los fabricantes aconsejan que las pilas botón se usen lo más rápidamente posible desde el momento de ser fabricadas.

Resulto irónico, puesto que aunque desde Casio adviertan en sus manuales que las pilas colocadas en sus relojes lo han sido como muestra y no es indicativo de su durabilidad, a la hora de la verdad las que coloca Casio suelen ser más longevas que las que luego coloca el consumidor. Esto tiene su razón de ser, ya que la rotación de las pilas de Casio, habida cuenta de la gran cantidad de relojes qe produce, es mayor que la rotación de muchas tiendas y relojerías.

Por eso adquirir un reloj con una pila de dos o tres años de durabilidad es un riesgo que implica, necesariamente, que luego tengamos que buscar un buen proveedor para sus pilas. En unos tiempos como los actuales en los que las pilas botón están de capa caída (por cuestiones medio-ambientales, y por la irrupción de los más eficientes relojes a batería recargables y Tougth-Solar), esto cada vez es más complicado.

Sin embargo, si compras un reloj con pila de larga duración, con autonomías de diez años, aunque la pila que adquieras ya esté parcialmente acabada, podrás ponérsela y tirar con él cinco o algunos años más, lo cual es también bastante. Con ese tipo de relojes podrías decir que estos riesgos se reducen notablemente.

La solución es, por supuesto, decantarnos por los solares, o los relojes con capacitador, mucho mas eficientes energéticamente hablando (el mío con diez años, aún sigue con su capacitador original, y tan contento: solo gastas dinero en el momento de la compra para adquirir el reloj, y a partir de ahí un reloj con cero gastos añadidos y simplemente una limpieza de tanto en tanto, y listo).

Por desgracia, y por mercadotecnia, algún punto negativo le tienen que poner en Casio a sus modelos para que flojeen (por algo los Battery Less y alimentación de doble vía ya no los ofrecen). Cuando son de caja de metal, la pila es de poca autonomía, y si ésta es de mucha durabilidad, la caja es de resina para que se acabe deteriorando el exterior. Si lo queremos todo, tendremos que pagar un precio más elevado.

No sirve en este caso hacer acopio de pilas (perderíamos la inversión a lo tonto). La única solución, si nos gustan modelos como los A700 o los A1000, es encontrar un vendedor fiable de pilas, y rezar para que, cada dos o tres años, no hayan echado el cierre. Eso, o esperar a que Casio se decida a lanzar relojes robustos con pilas de larga duración, que tal como van las cosas puede que no lo veamos ninguno de nosotros.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com