Diferencias entre «agente oficial» y «distribuidor autorizado»

Cuando hablamos de «agente oficial», «distribuidor oficial» o «distribuidor autorizado» la mayoría de los compradores de relojes suelen creer erróneamente que son sinónimos, pero la verdad es que no es así, y tras esas definiciones se suelen esconder sutiles pero importantes diferencias que nos conviene conocer. Sobre todo ahora, en donde tanto riesgo se corre con falsificaciones y tiendas que aparecen como las setas, de la nada, la información es vital si queremos conseguir nuestro reloj con las mínimas garantías no solo de originalidad, sino de prestaciones y servicio en el caso de que vayamos a necesitar recurrir a la garantía del fabricante.

En el año 2005 Casio llevó a juicio ante las autoridades a la tienda española Baroli. Fue un caso sonado que aún se puede consultar online (el D2005-0365). Por aquel entonces Baroli venía utilizando nombres como CasioSpain o TiendaCasio, escudándose en el hecho ser un agente oficial de la marca en España.

Aunque Casio ofreció de buen grado la compra de los mencionados dominios, la tienda propietaria rechazó la oferta alegando que solo le era beneficiosa para la venta de relojes. Por aquel entonces el distribuidor de Casio en España (Forum Watch, ahora ya no lo son) había creado el Casio Selected Partner. Para ello se entregaban o permitían una serie de identificaciones, como lo era la de «Agente Oficial», una figura inexistente en la actualidad, aunque algunas tiendas sigan recurriendo a ella.

Actualmente Casio distingue sus tiendas según los mercados, en algunos sitios son tiendas específicas de la marca, como las G-Store, y en otras, como en España, son «Distribuidores Autorizados». Además, ha hecho un esfuerzo reseñable al integrar en su web todas las tiendas que comercializan sus productos, aunque, por desgracia, en España únicamente podemos encontrar sus SAT (no en otras partes de Europa, como puedes ver aquí). Las tiendas de ese mapa no tienen página web porque el primer requisito para serlo es que deben ser tiendas físicas, aunque luego vendan sus productos -como normalmente ocurre- también por Internet. No obstante si visitamos algunas (como optik-messerich) vemos que son negocios elitistas, en otras ni siquiera aparece el logo de Casio, aunque sí aparecen como «Authorized Dealer» («distribuidor autorizado»).

Este mayor control permite que la simple presencia o colocación de un diseño, un logotipo o un emblema en una tienda (tan fácil de hacer y copiar hoy en día) no tenga tanta importancia como lo era antes. De hecho el uso de la palabra Casio (o de cualquier otra marca de fabricante) suele ser un recurso bastante común. Pero gracias a estas nuevas políticas de Casio, no basta solamente con tener una página web y poner su logo, sino que implica bastante más (mucho más) que el pertenecer a un «club selecto». Porque hoy cualquiera puede vender relojes de Casio. Ser distribuidor oficial de la marca no todos pueden. Por eso no te creas que el que aparezca «agente oficial» o «distribuidor oficial» sea ya de valor. Hoy eso no importa. Cualquiera puede ponerlo. Así que cuando entres en una tienda (online o no), no busques por todos los rincones ese tipo de referencias. Han quedado desfasadas.

Nota: Como curiosidad, la razón de que ahora el dominio de Casio en Europa sea Casio-Europe.com y no tengamos CasioEurope.com, responde al hecho de que cuando Casio quiso registrarlo se encontró con la sorpresa de que CasioEurope ya estaba en propiedad de la tienda Baroli de España.