Cuando Casio realizó un prodigio: introducir un sintetizador en una calculadora

Cuando la banda alemana de música techno, Kraftwerk, formada en Düsseldorf en 1970, lanzó su single «Pocket Calculator» en 1981, y recorrió las carreteras con su espectacular show «Computer World Tour» («mundo computerizado»), decidió ir un paso más allá. No solo lograron superar retos en el escenario memorables (como sincronización de música e imágenes, o la colocación de maniquíes en el stage de su canción «The robots»), sino que consiguieron que la propia Casio se implicara con ellos en un proyecto absolutamente alucinante (para la época, e incluso para hoy). Fue, ni más ni menos, que incorporar uno de sus sintetizadores en el modelo de calculadora VL-80. Un modelo que, por cierto, saldría al mercado en una edición especial del grupo musical.

Sin embargo eso fue más bien un genial movimiento de marketing, porque para realizar el sencillo en sí, los chicos de Kraftwerk recurrieron a un modelo comercial y real de Casio ya existente en 1979, la brutal Casio fx-501P («P» de «programable»), que se vendía con una suerte de accesorios y plantillas que, colocadas encima del teclado, convertían este instrumento electrónico en algo muy diferente: pasaba de ser una soberbia calculadora, a ser un sintetizador de música.

Para ello, Casio contaba con el Casio FA-1, un adaptador que ofrecía la posibilidad de exportación y de conexión con audio, y que incluso venía con un casete de grabación.

La verdad es que este prodigio de instrumento se las trae. Era una delicia antes, y sigue siendo una delicia ahora.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com