G-Shock presenta un GMW-B5000 en el titanio más resistente y duradero, TranTixxii

Esta nueva aleación de titanio se las trae, se denomina TranTixxii y la japonesa Nippon Steel Corporation ha empleado nada menos que seis años de investigación para conseguirlo. Es el material principal del nuevo G-Shock GMW-B5000TR que, sorprendentemente, y aunque «caro», no lo será tanto si tenemos en cuenta todas las virtudes de este material (y el acabado a color, encima). A España llegará en el mes de mayo con un precio oficial de 1.590 €. Son 500 € más «sólo en titanio», si lo comparamos con el Frogman GWF-D1000, y unos 1.000 € más (esto ya son palabras mayores) con el GMW-B5000 «convencional» de acero, pero claro, el acero lleva como unos cuantos siglos entre nosotros, y este titanio…, pues no. Además, lo interesante del asunto (o una de las cosas más interesantes) es que ese titanio ha sido desarrollado única y exclusivamente para G-Shock, así que no, no lo encontrarás en otro reloj de otro fabricante. Esa también es una importante diferencia que lo hace tan especial.

Sin embargo, por desgracia, en G-Shock vuelven a estropear un magnífico reloj con el display. Y es que han vuelto a elegir un display invertido favoreciendo la espectacularidad, en lugar de la funcionalidad que le habría dado un display en positivo.

El TranTixxii (vaya con el nombrecito…) es el doble de duro que el titanio puro, pero sin embargo tiene la ventaja de poseer las mismas características anticorrosivas, hipoalergénicas y de ligereza. No olvidemos que el titanio se suele usar con aleaciones para aportarle características extra (una de ellas el hacerlo más «utilizable»), pero que añaden el peligro de poder generar alergias. Con el TranTixxii obtenemos un titanio cien por cien seguro. Gracias a que el exterior posee un alto grado de dureza, se puede pulir a espejo como si fuera acero, logrando esos reflejos que ves en las imágenes (producto del recubrimiento, que es de tipo iónico). Para enfatizar esa característica, G-Shock le ha añadido diferentes variaciones de color por el exterior (incluyendo además tornillería y pulsadores en negro). Estamos, por tanto, ante el primer G-Shock de su tipo, con acabado a espejo en bisel y armis, y sin dejar de ser de titanio.

La paleta de policromía es ciertamente llamativa, aunque en cierta forma parece un reloj hecho «con remiendos», pero obviamente lo que se ha buscado aquí es mostrar el grado de especialización que este material le ofrece a G-Shock. En lo personal, me habría quedado con el grisáceo, pero claro, entiendo que habría resultado menos llamativo y quien adquiere este reloj lo hace precisamente por esa diferencia de los materiales utilizados. Por cierto, que según mencionan desde G-Shock España, el tono azul oscuro es también una nueva incorporación de color, desarrollado específicamente para este modelo.

Finalmente, sobre TranTixxii os dejamos con el «acerca de…» que la propia G-Shock ha incluido en la nota de prensa, que es bastante interesante también: «Los materiales de titanio TranTixxii, una marca de titanio desarrollada conjuntamente por Nippon Steel Corporation y empresas asociadas, destacan por sus propiedades estéticas superiores, desarrolladas mediante la aplicación de la tecnología de desarrollo de materiales que Nippon Steel ha acumulado en su negocio de producción de acero. Nippon Steel es el tercer productor mundial de acero bruto y el mayor fabricante de acero de Japón«.